Mundo

El paquete iba dirigido a Donald Trump.

El envoltorio contenía ricina, un compuesto que puede causar la muerte. 

 

El FBI interceptó esta semana un paquete con un poderoso tóxico que iba dirigido al presidente estadounidense, Donald Trump.

El envoltorio, que fue detectado en una instalación externa a la Casa Blanca en donde se inspecciona toda la correspondencia, contenía ricina, un compuesto que puede causar la muerte.

Según informó la CNN, el paquete iba dirigido a Donald Trump y tras el hallazgo se abrió una investigación. "El FBI y nuestros socios del Servicio Secreto Y del Servicio de Inspección Postal están investigando una carta sospechosa recibida en una instalación de correo del Gobierno", señaló el FBI en un comunicado citado por el Washington Examiner. La Casa Blanca, en tanto, no emitió ningún comentario al respecto.

La ricina es un compuesto altamente tóxico extraído de las semillas de ricino y que ha sido utilizado con fines terroristas. Se utiliza en forma de polvo, gránulos, vaho o ácido.

Al ser ingerida, esta sustancia puede causar náuseas, vómitos, hemorragias internas y muerte por colapso del sistema circulatorio.

No es la primera vez que se utiliza ese veneno en un envío dirigido al Pentágono o a la Casa Blanca. En 2013, la actriz Shannon Guess Richardson -que participó de la serie "The Walking Dead"- confesó haberle enviado ricina por carta al entonces presidente Barack Obama, al alcalde de Nueva York Michael Bloomberg y al expresidente de Alcaldes contra las Armas Ilegales Mark Glaze. Un año más tarde recibió una condena de 18 años de cárcel.(ambito.com)

 

Li-Meng Yan, una científica de Hong Kong que huyó a Estados Unidos en abril, señaló que el SARS-CoV-2 podría haber sido creado durante un período de solo seis meses ya que “muestra características biológicas que son inconsistentes con un virus zoonótico natural”

 

Una viróloga que huyó de China después de haber sido una de las primeras científicas en estudiar y alertar sobre el brote temprano de COVID-19 publicó un estudio en el que afirma que el coronavirus probablemente fue creado en un laboratorio.

La doctora Li-Meng Yan publicó sus conclusiones en Zenodo, una plataforma digital de acceso libre. El artículo de 26 páginas, realizado en coautoría de otros tres médicos, se titula: “Características inusuales del genoma del SARS-CoV-2 que sugieren una modificación de laboratorio sofisticada en lugar de la evolución natural y la delimitación de su ruta sintética probable”. El trabajo aún no ha sido revisado de forma independiente por pares.

En el estudio, Yan escribe que el SARS-CoV-2el virus que causa la Covid-19, podría haber sido “creado convenientemente” dentro de un laboratorio durante un período de solo seis meses ya que "muestra características biológicas que son inconsistentes con un virus zoonótico natural”.

La estructura del coronavirus SARS-CoV-2  (Michael Reynolds/Pool via REUTERS)

La estructura del coronavirus SARS-CoV-2 (Michael Reynolds/Pool via REUTERS)

Los primeros informes sobre el origen del coronavirus, indicaron que el virus saltó de animal a humano dentro de un mercado húmedo en la ciudad china de Wuhan en algún momento a fines de 2019.

La mayoría de la comunidad científica internacional avala la teoría de un origen natural del virus y descarta que fue producido por seres humanos en un laboratorio.

Sin embargo, según Yan “la teoría del origen natural, aunque ampliamente aceptada, carece de apoyo sustancial”.

La científica afirmó que la gran mayoría de sus colegas rechazan la teoría de un virus creado en laboratorio porque “está estrictamente censurada en revistas científicas revisadas por pares”. No obstante, asegura, “el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son incompatibles con un virus zoonótico de origen natural”.

Según Li-Meng Yan, la evidencia muestra que el SARS-CoV-2 es un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y / o ZXC21 como base.

Sobre esta base, postula que el SARS-CoV-2 pudo lograrse de forma sintética en aproximadamente seis meses.

El estudio señala que como coronavirus, el SARS-CoV-2 difiere significativamente de otros virus respiratorios o zoonóticos porque ataca a múltiples órganos, es capaz de sufrir un largo período de infección asintomática, es altamente transmisible y significativamente letal en poblaciones de alto riesgo, está bien adaptado al ser humano desde el comienzo mismo de su aparición.

Según Yan una de las pruebas principales de que el virus fue fabricado es su alta eficiencia en la unión del receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada, a través de una proteína viríca que encaja como una “llave en una cerradura”, según la definición de los científicos del Instituto de Estudios Avanzados Westlake, en Hangzhou, y la Universidad Tsinghua, de Beijing que por primera vez estudiaron este mecanismo del virus.

Un equipo ha desarrollado inhibidores de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada. (EFE/Federico Anfitti/Archivo)

Un equipo ha desarrollado inhibidores de proteínas que bloquean la interacción entre el SARS-Cov-2 y el receptor ACE2 de las células humanas, que le sirve como puerta de entrada. (EFE/Federico Anfitti/Archivo)

Yan agrega que las publicaciones científicas existentes que apoyan la teoría del origen natural se basan en gran medida en un coronavirus de murciélago previamente descubierto llamado RaTG13, que comparte una identidad de secuencia de nucleótidos del 96% con el SARS-CoV-218.

Sin embargo, Yan considera en el estudio que esa no es una evidencia suficiente porque “los genomas virales pueden ser diseñados y manipulados con precisión”.

Yan y su equipo citan tres líneas de evidencia que respaldan su teoría:

1) “La secuencia genómica del SARS-CoV-2 es sospechosamente similar a la de un coronavirus de murciélago descubierto por laboratorios militares en la Tercera Universidad Médica Militar (Chongqing, China) y el Instituto de Investigación de Medicina del Comando de Nanjing (Nanjing, China)".

2) “La unión al receptor (RBM) dentro de la proteína Spike de SARS-CoV-2, que determina la especificidad del huésped del virus, se asemeja al del SARS-CoV de la epidemia de 2003 de una manera sospechosa. La evidencia genómica sugiere que la RBM ha sido manipulada genéticamente”.

3) “El SARS-CoV-2 contiene una escisión de furina único en su proteína Spike, que se sabe que mejora enormemente la infectividad viral y el tropismo celular”, algo que según los autores del informe no es natural.

Las supuesta manipulaciones habría hecho que el virus del SARS-CoV-2 se convierta en un patógeno altamente transmisible, de aparición oculta, letal, con secuelas poco claras y masivamente disruptivo.

Esta foto de archivo tomada el 23 de febrero de 2017 muestra a trabajadores junto a una jaula con ratones (R) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei.. (Foto de JOHANNES EISELE / AFP)

Esta foto de archivo tomada el 23 de febrero de 2017 muestra a trabajadores junto a una jaula con ratones (R) dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei.. (Foto de JOHANNES EISELE / AFP)

Como ulterior indicio, la viróloga también destaca que los laboratorios de investigación de Hong Kong como y la China continental lideraron en las últimas dos décadas las investigaciones sobre coronavirus, siendo los primeros en identificar a las civetas como hospedadores intermedios del SARS-CoV y aislar la primera cepa del virus, además de contar con la colección más grande del mundo de coronavirus.

Estos laboratorios, según Yan, contarían con la tecnología, los recursos y los conocimientos para realizar con relativa facilidad una manipulación de uno de estos virus.

Quién es Li-Meng Yan

Según contó en varias entrevistas, Yan trabajaba en la Universidad de Salud Pública de Hong Kong, un centro de investigación de enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud, cuando comenzó a investigar el brote en Wuhan. Relató que comenzó a estudiar el virus en diciembre y estuvo en contacto con otros virólogos que estaban en china continental y tenían más información del virus.

Supuestamente averiguó que el virus se estaba transmitiendo muy rápido entre personas, algo que todavía se desconocía, e informó de sus hallazgos al doctor Leo Poon, un presunto contratista de la OMS que ocultó su investigación y le pidió que guardara silencio, dejando entrever que podría perder la vida

Después de temer por su seguridad, Yan huyó de China en un vuelo con destino a Los Ángeles a fines de abril.

El informe recientemente publicado por Yan se hace eco de las afirmaciones que hizo en una entrevista televisiva reciente, cuando apareció en el programa de entrevistas británico Loose Women.

Durante la entrevista, dijo que el coronavirus “proviene del laboratorio: el laboratorio en Wuhan y el laboratorio están controlados por el gobierno de China”.

 
Play
Entrevista de FOX con la viróloga Li-Meng Yan

También dijo que los informes generalizados de que el virus se originó el año pasado en un mercado húmedo en Wuhan son “una cortina de humo”.

En otra entrevista reciente, para el canal estadounidense Fox, también denunció que su país y la OMS han mentido sobre el coronavirus y ya en diciembre pasado sabían sobre la facilidad con la que el COVID-19 se transmite entre humanos.

La OMS ha negado las acusaciones de la viróloga y dijo a Fox que “mucha gente trabaja para ellos como consultores” pero no tienen datos que acrediten que Yan, como ella afirma, trabajara para un laboratorio de referencia de la organización especializado en virus y pandemias.

La OMS dijo a Fox que tampoco tiene en sus archivos datos sobre Poon, el supervisor de Yan.(infobae.com)

 

El líder norcoreano, Kim Jong-un. (EFE/EPA/JORGE SILVA/Archivo)

Yeonmi Park relata en las redes sociales la realidad de una de las dictaduras más brutales del mundo y la estrategia del líder ante el presidente de Estados Unidos y la comunidad internacional

 

Yeonmi Park es una de cientos de desertores norcoreanos que han logrado escapar del brutal dictador Kim Jong-un y llegar a suelo norteamericano en el año 2014, luego de una larga travesía plagada de horrores. Desde entonces se ha convertido en una activista de los derechos humanos, que desde las redes sociales relata la realidad de una de las dictaduras más brutales del mundo.

Esta semana, la joven activista norcoreana publicó en su Instagram un video donde explicó cuáles son los tres objetivos fundamentales que Kim Jong-un busca obtener tanto del presidente de Estados Unidos como de la comunidad internacional.

1. Tiempo

Kim Jong-un necesita más tiempo para desarrollar armas nucleares y biológicas más sofisticadas. El armamento de Corea del Norte no es comparable ni al de los Estados Unidos, ni China o Rusia. Es precisamente por esta razón que el líder supremo gasta casi todo su PBI en armas nucleares en lugar de destinar buena parte de ese dinero a construir hospitales o dar comida a la gente lo cual sería mucho más beneficioso para su población. El dictador en cambio utiliza todo ese dinero para construir nuevos y mejores misiles y armas nucleares. Para poder seguir armándose necesita tiempo y lo sabe.

Kim y Trump durante su encuentro en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas el 30 de junio de 2019. (KCNA via REUTERS/archivo)

Kim y Trump durante su encuentro en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas el 30 de junio de 2019. (KCNA via REUTERS/archivo)

Kim cuenta con una ventaja: los presidentes de los países democráticos van a elecciones según lo establezcan sus Constituciones y sus mandatos tienen límites. En Estados Unidos, en cuatro máximo ocho años como el presidente cambiará, por lo que Kim sabe que si le dice las cosas correctas al presidente actual, prometiendo que eventualmente dejará de construir armas nucleares, aunque jamás lo cumplirá, logrará ganar tiempo para seguir con su plan de armamentos. Según Park, el presidente de los Estados Unidos sería un “estúpido” si creyera en las palabras del dictador.

2. Levantamiento de sanciones por la ONU

Este es el segundo anhelo de Corea del Norte. Según Park, las sanciones afectan el consumo de artículos de lujo de Corea del Norte consumidos por el líder supremo y su círculo íntimo. Señala que cuando Kim Jong-un llegó al poder, cada año gastó alrededor de 800 millones de dólares en artículos de lujo como bebidas, carteras y todo tipo de cosas que consume y regala a sus muchas novias, funcionarios y militares de altos rangos. También gasta fortunas al año para en entretenimientos mientras el 60% de su población muere de hambre.

3. Normalizar las relaciones con el resto de países

Este es el tercer objetivo deseado por Kim. En este momento, Corea del Norte limita su comercio a unos pocos países, por lo que quiere normalizar y ampliar sus posibilidades. En este momento China es su principal socio comercial del cual tiene una dependencia absoluta.

Park es contundente: Kim Jong no está loco y es mucho más lógico que la mayoría de los políticos, afirma. Hace y deshace sin oposición alguna. Los suministros que el mundo envía como ayuda humanitaria simplemente no llegan a la gente. Park considera las sanciones como absolutamente necesarias para derribar al régimen. Dice que eso es lo que estaba por suceder en los años 90, cuando la gente comenzó a comerciar en el mercado negro y la población se vio empoderada. Tanto mujeres como hombres pudieron sobrevivir y participar en el mercado.

El dictador norcoreano Kim Jong-un visita el Palacio del Sol Kumsusan en Pyongyang para rendir homenaje a su abuelo y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, en con motivo del 26º aniversario de la muerte del exlíder (YNA/dpa)

El dictador norcoreano Kim Jong-un visita el Palacio del Sol Kumsusan en Pyongyang para rendir homenaje a su abuelo y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, en con motivo del 26º aniversario de la muerte del exlíder (YNA/dpa)

China y Rusia han normalizado la relación con Corea del Norte. Pero asegura que el resto del mundo no puede porque implicaría convalidar a Corea del Norte y su régimen con sus campos de concentración y falta absoluta de libertad y atropellos contra su población. Kim mantiene a su gente oprimida. Todos deben obedecer sus reglas sin cuestionarlas. Están obligados a hacer 10 años de servicio militar convenciéndolos de que EEUU los quiere invadir. La estrategia política es unir a la población contra un enemigo común. Paz en Corea del Norte significa opresión y silencio, asegura esta activista.

La historia de Yeonmi Park

Yeonmi Park huyó de Corea del Norte en 2007, cuando, junto a su madre, cruzó a China por el río Yalu congelado. La travesía, que relató en un libro titulado Para vivir (en inglés, In order to live), estuvo plagada de horrores: su madre fue violada por traficantes de personas y, posteriormente, ambas fueron vendidas más tarde a hombres chinos que pagaron menos de 300 dólares por ellas.

 

Con la ayuda de misioneros cristianos, Park y su madre huyeron a Mongolia, cruzaron el desierto de Gobi y finalmente encontraron refugio en Corea del Sur, donde se reunieron con su hermana, que había huido de la dictadura meses antes. También lograron hacer salir de Corea al padre, pero al poco tiempo éste murió de cáncer de colon.

Park continuó su educación en Seúl antes de mudarse en 2014 a Nueva York, donde comenzó a hablar en contra del régimen de Kim Jong-un, poniendo en riesgo su vida. Muchos de sus familiares han desaparecido.

Actualmente vive en Chicago con su esposo y su pequeño hijo y se ha convertido en una activista de derechos humanos.

 

Park describió el infierno de vivir en una de las dictaduras más brutales del mundo. Entre otras cosas, contó que creció comiendo insectos para sobrevivir y culpa al dictador Kim de matar a su gente de hambre. Tanto su tío como su abuela murieron por desnutrición.

La activista se refiere a Corea del Norte como un Reino Ermitaño donde todos están obligados a rezar a su líder supremo quien es venerado como un Dios. En una entrevista con el diario New York Post contó como a ella y su hermana se les enseñaba que el difunto líder supremo Kim Jong-il y su hijo Kim Jong-un eran dioses que tenían el poder de leer los pensamientos de la gente, lo que hacía que los ciudadanos comunes tuvieran miedo de hablar o pensar mal de los brutales tiranos.

En la escuela, a los niños se les enseña además a contar usando métricas como “bastardos americanos” y se les obliga a hacer “sesiones de crítica” donde atacan y encuentran faltas en sus propios compañeros, creando desconfianza y división.

Los conceptos de amistad o de amor son inexistente en el pequeño país. Todo el mundo es un “camarada” y los sentimientos de adoración están reservados únicamente para el líder supremo del régimen. Ver morir a la gente de hambre y pasar al lado de los cadáveres es parte de la vida cotidiana y la oscuridad con la que se convive en Corea del Norte, según sus relatos.(infobae.com)

 

 

 

 

Trump y Kim Jong-un en la zona desmilitarziada que separa las dos Coreas (AFP)

El relato pertenece al propio presidente norteamericano y fue publicado en el libro de Bob Woodward, “Rage”.

 

Los comentarios de Donald Trump sobre la amenaza del nuevo coronavirus atrajeron una atención generalizada después de que se publicaran partes del libro del periodista Bob WoodwardRage. Los extractos también brindan nuevos detalles sobre los pensamientos del presidente sobre el dictador Kim Jong-un de Corea del Norte, los disturbios raciales y una nueva arma misteriosa que Trump afirma que otras potencias mundiales no conocen.

El libro, que promete generar polémica en los Estados Unidos y en el mundo, se basó en 18 entrevistas que Woodward realizó con Trump entre diciembre y julio. Woodward trabaja en The Washington Post y CNN.

Woodward escribió que Trump dijo que estaba impresionado con Kim cuando conoció al norcoreano en Singapur en 2018 y que Kim era “mucho más que inteligente”. El presidente norteamericano reveló también que Kim le “cuenta todo” e incluso que le dio un relato gráfico de cómo Kim hizo que mataran a su propio tío.

 

Mientras entablaba conversaciones sobre armas nucleares con KimTrump desestimó las evaluaciones de los funcionarios de inteligencia de que Corea del Norte nunca renunciaría a sus armas nuclearesTrump también rechazó las críticas sobre sus tres reuniones con el dictador, alegando que las cumbres no fueron gran cosa. Los críticos dijeron que al reunirse con Kim, Trump le dio legitimidad al líder norcoreano en el escenario mundial.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el dictador norcoreano, Kim Jong Un, posan en una línea de demarcación militar en la zona desmilitarizada (DMZ) que separa las dos Coreas, en Panmunjom, Corea del Sur, el 30 de junio de 2019 (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el dictador norcoreano, Kim Jong Un, posan en una línea de demarcación militar en la zona desmilitarizada (DMZ) que separa las dos Coreas, en Panmunjom, Corea del Sur, el 30 de junio de 2019 (Reuters)

Me llevó dos días. Lo conocí. No renuncié a nada“, dijo el presidente, quien comparó el apego de Corea del Norte a su arsenal nuclear con alguien que está enamorado de una casa y ”simplemente no puede venderla”. Kim recibió con agrado la atención de Trump y llamó al presidente “su excelencia” en una carta. Kim le escribió a Trump que creía que la “profunda y especial amistad entre nosotros funcionará como una fuerza mágica”.

Fueron varias las cartas que el déspota le envió al presidente. “Incluso ahora no puedo olvidar ese momento de la historia en el que sostuve firmemente la mano de Su Excelencia en el hermoso y sagrado lugar mientras el mundo entero observaba con gran interés y esperanza revivir el honor de ese día”, escribió Kim a Trump en Navidad de 2018, tras su primera reunión en Singapur.

En otro tramo de las tantas entrevistas que Trump mantuvo con Woodward, continuaron hablando sobre la amenaza nuclear norcoreana. Sin embargo, el presidente de los Estados Unidos dice no estar preocupado por ello.

En conversaciones con el periodista sobre las crecientes tensiones en 2017 entre Washington y PyongyangTrump señaló: “He construido un sistema nuclear, un sistema de armas que nadie había tenido antes en este país. Tenemos cosas que ni siquiera has visto o escuchado. Tenemos cosas de las que Vladimir Putin y Xi Jinping nunca habían oído hablar antes. Nadie. Lo que tenemos es increíble”.

En Rage, Woodward escribe que fuentes que hablaron con él bajo condición de anonimato confirmaron que el ejército estadounidense tenía un “nuevo sistema secreto de armas”. Pero esos informantes no proporcionaron detalles y le dijeron al autor que estaban sorprendidos de que Trump lo hubiera revelado.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, dijo el miércoles al “Informe especial” de Fox News que el presidente no habló sobre ningún sistema de armas específico. “Siempre estamos a la vanguardia y siempre tenemos algo que nuestros adversarios no conocen”, dijo O’Brien.

Coronavirus

Trump parecía entender la severidad de la amenaza del coronavirus, pese a que le decía a la nación que el virus no era peor que la influenza regular e insistía en que el gobierno tenía la situación completamente bajo control, de acuerdo con un nuevo libro. “Uno simplemente respira el aire y así se trasmite”, dijo Trump el 7 de febrero en una conversación telefónica con Woodward. “Y es muy complicado. Muy delicado. Y es además más letal que una influenza fuerte”.

Es algo letal”, repitió el presidente, para enfatizar. Trump le dijo a Woodward el 19 de marzo que él minimizó deliberadamente el peligro. “Yo siempre quería restarle importancia”, dijo el presidente. The Washington Post, donde Woodward es editor asociado, publicó fragmentos del libro Rage al igual que la CNN.

(Con información de AP).-

 

Ciclistas con máscaras protectoras pasan por la Catedral de Notre Dame en París el 28 de agosto de 2020 mientras Francia refuerza el uso de máscaras como parte de los esfuerzos para frenar el resurgimiento de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en todo el país (REUTERS/Charles Platiau)

El gobierno de Macron confirmó 30.602 muertos desde el inicio de la epidemia, Boris Johnson reconoció que el COVID-19 sigue siendo una “amenaza muy seria” y en Roma anunciaron que ninguna región del país está libre de infecciones

 

Los casos de COVID-19 confirmados mediante pruebas de laboratorio y comunicados por los países a la Organización Mundial de la Salud llegaron a los 24,6 millones este sábado. La región de las Américas acaba de superar los 13 millones de contagios, mientras que Europa registra más de 4,2 millones de infecciones desde el inicio de la pandemia.

Francia registró en las últimas 24 horas 5.453 nuevos casos de coronavirus, según informaron este sábado las autoridades sanitarias, un pequeño retroceso frente al repunte de los anteriores dos días aunque sigue mostrando la fuerte progresión del virus en el país.

El país gobernado por Emmanuel Macron superó récords de casos varias ocasiones a lo largo de la semana, el miércoles con 5.429 contagios, de nuevo el jueves con 6.111 y el viernes con 7.379. En total, 30.602 personas han fallecido por una infección de COVID-19 desde el inicio de la epidemia en Francia, seis muertes más en el último día.

En su balance diario sobre el estado de la epidemia, la agencia sanitaria nacional Santé Publique France indicó que 53 departamentos de los 101 del país se encuentran en una situación de vulnerabilidad moderada o elevada por el avance del virus.

Imagen de turistas con mascarilla junto a la Fontana di Trevi en Roma, Italia. 19 agosto 2020. REUTERS/Guglielmo Mangiapane

Imagen de turistas con mascarilla junto a la Fontana di Trevi en Roma, Italia. 19 agosto 2020. REUTERS/Guglielmo Mangiapane

En Italia el Gobierno confirmó este sábado un leve descenso en los casos diarios por coronavirus, 1.444 frente a los 1.462 del viernes, y un solo fallecido en medio de un récord de pruebas en las últimas 24 horas, casi 100.000 en un solo día.

Las cifras totales son de 266.853 contagios -- ahora mismo 23.156 activos, es decir, descontando decesos y altas --, 35.473 fallecidos, 208.224 recuperados y 79 pacientes en cuidados intensivos. Ninguna región, sin embargo, está libre de infecciones.

Por regiones, Lombardía lidera la lista de contagios diarios con 289 (para un total de 91.705 contagios y 16.680 fallecidos), seguido por Campania con 188, Lacio con 171, Véneto con 151, y Emilia Romaña con 149, de acuerdo con el balance proporcionado por Protección Civil.

La gente camina sobre el Puente de Londres, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el Reino Unido el 26 de agosto de 2020 (REUTERS/Henry Nicholls)

La gente camina sobre el Puente de Londres, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en el Reino Unido el 26 de agosto de 2020 (REUTERS/Henry Nicholls)

Y el Reino Unido confirmó 1.108 nuevos casos y un total de 12 nuevos fallecidos por la enfermedad, según el último balance del Gobierno británico publicado este sábado, mientras el ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha avisado de que ya no descarta nuevas restricciones ante la incapacidad de las autoridades para frenar la actual tendencia.

Hancock ha explicado que países en otras partes del mundo ya estaban experimentando una segunda ola y ha insistido en que el coronavirus sigue siendo una “amenaza muy seria”.

“Los casos vuelven a subir, y tenemos que usar cierres locales muy extensos o tomar más medidas nacionales. No lo descartamos, pero no queremos verlo”, ha hecho saber en comentarios realizados este sábado y recogidos por The Independent.

Mientras tanto, un artículo científico preparado para el gobierno ha sugerido que hasta 85.000 personas podrían morir en Reino Unido en una segunda ola de coronavirus este invierno.

El informe, del Grupo Asesor Científico sobre Emergencias (Sage) del primer ministro, en manos del programa Newsnight de BBC2, ha recomendado la reintroducción de nuevas restricciones, que podrían seguir en vigor hasta marzo de 2021, fecha en la que el país podría tener ya en manos una vacuna viable.

A día de hoy, el país ha registrado un total de 333.807 casos y 41.585 fallecidos, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Con información de EFE y EuropaPress

 

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, denunció ciberataques chinos

Así lo aseguró el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, Robert O’Brien. “No quieren que el Presidente sea reelegido”, denunció

 

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, reveló que el Partido Comunista Chino (PCCh) está apuntando a la infraestructura electoral de Estados Unidos con ciberataques previos a las elecciones de noviembre, lo que sugiere un nivel activo de la interferencia hasta ahora desconocido.

“Les gustaría ver al Presidente perder”, dijo O’Brien en Face the Nation, el programa de CBS. “China, como Rusia, y como Irán, han participado en ciberataques, y phishing, y ese tipo de cosas contra nuestra infraestructura electoral, con respecto a los sitios web y ese tipo de cosas”, afirmó.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca,  Robert O’Brien, con el mandatario norteamericano Donald Trump

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, con el mandatario norteamericano Donald Trump

Cuando la conductora, Margaret Brennan, recordó que tanto el Kremlin como el el Partido Comunista Chino intentaron acceder a sitios web estatales para recopilar datos, O’Brien respondió: “Es una preocupación real… Pero no es solo Rusia, Margaret, son los chinos los que no quieren que el Presidente sea reelegido”.

El asesor de la Casa Blanca, además, reveló que los funcionarios estadounidenses han descubierto cómo piratas informáticos intentan infiltrarse en los sitios web, de oficinas ubicadas en todo el país, de la Secretaría de Estado. Esas oficinas son responsables de administrar las elecciones a nivel local, mientras recopilan datos.

 

Robert O’Brien (Reuters)

Robert O’Brien (Reuters)

“Si sus líderes prefieren a Joe Biden o prefieren a Donald Trump, no importa. Somos estadounidenses. No vamos a tener países extranjeros que decidan quién será nuestro próximo presidente. Eso es indignante”, le dijo a CBS. “Habrá severas consecuencias para cualquier país que intente interferir en nuestras elecciones libres y justas”, advirtió.

Las denuncias de O’Brien profundizan la declaración publicada el viernes pasado por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) que afirmaba que China “ha estado expandiendo sus esfuerzos de influencia”, y que Rusia ya estaba tratando de socavar al candidato demócrata Joe Biden. Pero no había acusado específicamente a Pekín de intentos de piratería contra los sistemas electorales de EEUU.

La semana pasada, William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, hizo la evaluación de que China “prefiere que el presidente Trump, a quien Pekín considera impredecible, no gane la reelección”.

“Aunque China seguirá sopesando los riesgos y beneficios de una acción agresiva, su retórica pública en los últimos meses se ha vuelto cada vez más crítica con la respuesta frente a la pandemia de COVID-19 de la administración actual, el cierre del Consulado Chino de Houston y las acciones sobre otros temas”, dijo Evanina.

China ha negado sistemáticamente las afirmaciones del gobierno de los Estados Unidos de que hackea a las empresas, a políticos o a las agencias gubernamentales estadounidenses. “La elección presidencial estadounidense es un asunto interno, no tenemos interés en interferir en ella”, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang en abril.

Microsoft avanza en las negociaciones para comprar la aplicación china TikTok, con el visto bueno de la Administración Trump.

Microsoft avanza en las negociaciones para comprar la aplicación china TikTok, con el visto bueno de la Administración Trump.

Las revelaciones de O’Brien ocurren en medio de un clima de alta tensión entre Washington y Pekín. En el marco de la guerra comercial entre ambos países y las crecientes tensiones geopolíticas profundizadas por el mal manejo de la pandemia por parte del régimen de Xi Jinping, el republicano está buscando reducir la presencia de empresas tecnológicas chinas que operan en su territorio estadounidense por temor a una posible amenaza a la seguridad nacional.

Esto ya sucedió con el gigante tecnológico Huawei, al que Estados Unidos acusa de estar vinculado con el ejército chino y el Partido Comunista de China, y ahora con la aplicación videos TikTok, señalada también de espionaje.(infobae.com)

 

 

Donald Trump se pronunció desde la Casa Blanca (REUTERS/Tom Brenner)

El presidente norteamericano indicó que los hechos de violencia registrados en los últimos días “no son protestas pacíficas": “Esto es terrorismo nacional”. Tras sus palabras en la Casa Blanca, cruzó a la Iglesia de Saint John, dañada por los incidentes, y levantando una Biblia aseguró: "Vamos a salir muy fuertes de esta situación”

 

Donald Trump anunció este lunes que desplegará las fuerzas armadas para contener los disturbios y hechos de violencia que se registraron en los últimos días tras la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis. “Estoy movilizando todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para parar los disturbios y saqueos, para parar la destrucción e incendios provocados. Y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley”, señaló desde la Casa Blanca.

En esa línea, avisó que recomendó a los gobernadores “desplegar a la Guardia Nacional para tomar las calles” para “detener los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los asaltos y la destrucción sin sentido de la propiedad”. En caso de que éstos se nieguen, adelantó: “Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias... entonces desplegaré el ejército de los Estados Unidos”.

 
 Play
Choque entre manifestantes y la policía cerca de la Casa Blanca

Denunció, además, que el país “está siendo atacado por anarquistas profesionales”, y sostuvo: “Estas no son protestas pacíficas, esto es terrorismo nacional”.

Las fuerzas de seguridad dispersaron a los manifestantes que se encontraban en las inmediaciones de la Casa Blanca, minutos antes del anuncio de Trump (REUTERS/Jonathan Ernst)Las fuerzas de seguridad dispersaron a los manifestantes que se encontraban en las inmediaciones de la Casa Blanca, minutos antes del anuncio de Trump (REUTERS/Jonathan Ernst)

El mandatario indicó que a partir de las 19, hora local, habrá toque de queda, y advirtió: “Quien viole la ley será detenido y se enfrentará a cargos criminales”.

Mientras el jefe de Estado daba su discurso, en las inmediaciones de la Casa Blanca se produjo un nuevo enfrentamiento entre los manifestantes y la policía y la Guardia Nacional. Los cuerpos de seguridad dispersaron a los protestantes con gases lacrimógenos.

 
 Play
La policía dispersó a los manifestantes que se encontraban en las inmediaciones de la Casa Blanca

Trump aseguró que su administración está “comprometida” a que se haga justicia por la muerte de Floyd: "Prometo llevar justicia a la familia de George Floyd, pero no podemos permitir que los manifestantes pacíficos sean desplazados por turbas (...) Como Presidente lucharé por mantener a salvo y proteger a los norteamericanos”.

 
 Play
Trump visitó la Iglesia de Saint John, dañada por los disturbios

Tras su discurso, y en medio de los disturbios que había a unas pocas cuadras, Trump se dirigió caminando, fuertemente escoltado por su equipo de seguridad, hacia la Iglesia Episcopal de Saint John, frente a la Casa Blanca, que resultó dañada por los manifestantes. Mientras el mandatario caminaba, su seguridad pedía a la prensa y a la gente que se encontraba en Lafayette Square, la plaza situada frente a la casa presidencial, que se retirara del paso. Al llegar a la iglesia, el Presidente de los Estados Unidos se tomó unas fotos sosteniendo una Biblia, y afirmó: "Vamos a salir muy fuertes de esta situación”.

“Lo que pasó en la ciudad anoche es una deshonra absoluta”, dijo Trump en una discurso, en referencia a los hechos de violencia que ocurrieron en Washington.

Tras su discurso, Trump se dirigió hacia la Iglesia Episcopal de Saint John, frente a la Casa Blanca (REUTERS/Tom Brenner)Tras su discurso, Trump se dirigió hacia la Iglesia Episcopal de Saint John, frente a la Casa Blanca (REUTERS/Tom Brenner)

Pese a haber sido dispersados de la zona por donde paseó el presidente, los manifestantes todavía continuaban en las inmediaciones gritando consignas, aunque sin poder acceder al área de Lafayette Square.

Trump se tomó fotos sosteniendo una Biblia frente a la Iglesia Episcopal de Saint John (REUTERS/Tom Brenner)

Trump se tomó fotos sosteniendo una Biblia frente a la Iglesia Episcopal de Saint John (REUTERS/Tom Brenner)

Durante los tres últimos días, las proximidades de la Casa Blanca han sido escenarios de altercados entre los manifestantes y las fuerzas del orden, al calor de las protestas que han estallado en todo el país por el asesinato de Floyd. El viernes por la noche, los agentes del Servicio Secreto llevaron a Trump a un búnker de la Casa Blanca cuando cientos de manifestantes rodearon la casa presidencial y arrojaron piedras. El presidente norteamericano pasó allí casi una hora, de acuerdo a un republicano cercano a la Casa Blanca que no estaba autorizado a comentar de forma pública por cuestiones privadas. Su versión fue confirmada por un funcionario del Gobierno que también habló bajo condición de anonimato.

Horas antes de su pronunciamiento, Trump criticó a los gobernadores estatales por lo que consideró una respuesta insuficiente a los disturbios. En una conferencia telefónica, cuyo audio se filtró rápidamente y fue difundido por distintos medios locales, Trump dijo a los mandatarios regionales que los manifestantes eran “terroristas" y debían”dominarlos". De no tomar un enfoque “duro” que implique “enviarlos a prisión por largos períodos de tiempo”, se verían como “idiotas” ante los ojos del público, aseguró.

En concreto, se enfocó en Minnesota, ciudad donde Floyd murió a manos del policía Derek Chauvin luego de que este se arrodillara en su cuello por más de ocho minutos, asegurando que la ciudad se había convertido en un “hazmerreír a lo largo del mundo”.

 

“Este es un movimiento. Si no le ponen fin, va a empeorar más y más. El único momento en el que triunfa es cuando ustedes son débiles, y la mayoría de ustedes son débiles”, manifestó Trump a los gobernadores. “Tienen que arrestar a la gente, tienen que juzgar a la gente, tienen que meterles en la cárcel durante diez años y nunca verán este tipo de cosas de nuevo”, agregó.

El fiscal general de EEUU, William Barr, que también participó en la llamada, precisó que el Gobierno de Trump quiere presentar “cargos federales contra cualquiera que viole una ley federal en conexión con estos disturbios”, pero para eso necesita que los gobernadores dispersen las multitudes y “controlen las calles”. El jefe del Pentágono, Mark Esper, por su parte, insertó un lenguaje bélico en la conversación, al afirmar: “Cuanto antes dominen el espacio de batalla, antes se disipará esto”.

En el marco de los disturbios, más de 4.400 personas han sido arrestadas desde que comenzaron las protestas la semana pasada.

A demonstrator faces U.S. Secret Service uniformed division officers during a rally near the White House against the death in Minneapolis police custody of George Floyd, in Washington, D.C., U.S., June 1, 2020. REUTERS/Jonathan ErnstA demonstrator faces U.S. Secret Service uniformed division officers during a rally near the White House against the death in Minneapolis police custody of George Floyd, in Washington, D.C., U.S., June 1, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst

Numerosos mandatarios regionales han establecido toques de queda en sus estados con el objetivo de reducir la posibilidad de que tengan lugar escenas de violencia, la mayoría de ellas por la noche. El último en hacerlo fue el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien decretó que este tendrá lugar entre las 11 PM, hora local, y las 5 AM.

Las protestas a nivel nacional comenzaron tras la muerte hace una semana en Minneapolis del afroamericano George Floyd, después de que un policía blanco -Derek Chauvin- lo inmovilizase, ya esposado, con la rodilla en el cuello durante varios minutos, pese a sus ruegos de que no podía respirar. Aunque las manifestaciones suelen comenzar en un ambiente pacífico, muchas de ellas han derivado luego en disturbios, saqueos e incidentes con las fuerzas de seguridad.(Infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

Mara Gay, miembro del consejo editorial de The New York Times

Gente joven como yo se está enfermando mucho, mucho por el coronavirus

 

El día antes de enfermarme corrí cinco kilómetros, caminé 16 más y luego subí como siempre las escaleras hasta mi apartamento en el quinto piso, cargando la ropa que había lavado.

Al día siguiente, el 17 de abril, me convertí en uno de los miles de neoyorquinos que se enfermaron de COVID-19 y desde entonces ya no soy la misma.

Si vives en la ciudad de Nueva York, sabes de lo que es capaz este virus. En menos de dos meses, han fallecido aproximadamente 24.000 neoyorquinos; más del doble de las personas que han muerto por homicidio en los últimos 20 años.

Ahora me preocupan los estadounidenses de otros lugares. Cuando veo las fotografías de las multitudes que abarrotan un gran almacén que acaba de volver a abrir sus puertas en Arkansas, o de grupos de personas amontonadas en un restaurant de Colorado sin cubrebocas, es evidente que muchos estadounidenses todavía no se dan cuenta de la fuerza de esta enfermedad.

El segundo día que estuve enferma, me desperté sintiendo que tenía brea caliente encajada en el fondo del pecho. No podía respirar profundamente a menos que me pusiera en cuatro patas. Estoy sana, soy corredora y tengo 33 años.

Una hora más tarde, estaba sentada en una cama de la sala de urgencias, sola, aterrada y con un dedo sujetado a una máquina que mide el pulso y la saturación de oxígeno. A mi derecha, había un hombre que casi no podía hablar, pero que tosía constantemente. A mi izquierda estaba un hombre mayor que dijo que llevaba un mes enfermo y traía un marcapasos. Se la pasaba disculpándose con los médicos por causarles tantos problemas y agradeciéndoles por cuidarlo tan bien. Ni siquiera ahora puedo dejar de pensar en él.

Finalmente, se acercó a mí la doctora Audrey Tan y su mirada bondadosa detrás de su cubrebocas, antiparras y careta se encontró con la mía. “¿Tiene asma?”, preguntó. “¿Fuma? ¿Alguna enfermedad preexistente?” “No, ninguna”, respondí. La doctora sonrió y luego sacudió la cabeza de manera casi imperceptible. “Ojalá pudiera hacer algo por usted”, me dijo.

Soy una de las personas que corrieron con suerte y nunca necesitaron un respirador. Sobreviví. Pero 27 días después, sigo con una neumonía persistente. Necesito dos inhalaciones dos veces al día. No puedo caminar más de dos cuadras sin detenerme.

Quiero que los estadounidenses entiendan que este virus está enfermando muchísimo a la gente joven y sana. Quiero que sepan que no se trata de una simple gripe.

 

Incluso han sido hospitalizados neoyorquinos sanos de veintitantos años. De acuerdo con los datos del departamento de salud, al menos trece niños han muerto de COVID-19 en el estado de Nueva York. El novio de 29 años de una amiga estuvo todavía más enfermo que yo y en determinado momento casi no podía caminar por su sala de estar.

Tal vez no vivas en una ciudad grande. Quizás no conozcas a nadie que esté enfermo. Tal vez creas que estamos locos por vivir en Nueva York. Está perfecto. No tienes que vivir como nosotros ni votar como nosotros. Pero por favor, aprende de nosotros. Te pido que te tomes en serio este virus.

Algo de lo que me di cuenta, asombrosamente, es de las pocas recomendaciones y cuidados que se les dan a los millones de estadounidenses para manejar los síntomas en su casa.

En Alemania, el gobierno envía equipos de trabajadores sanitarios a hacer visitas domiciliarias. Aquí, en Estados Unidos, donde los cuidados primarios son algo secundario, el único lugar donde la mayoría de la gente que tiene COVID-19 puede obtener atención personal es en la sala de urgencias. Este es un verdadero problema dado que es una enfermedad que puede causar síntomas graves durante meses y pasar de ser leve a mortal en cuestión de horas.

El mejor cuidado que recibí fue el de mis amigos. Fred, un residente de la sala de urgencias que atiende en un hospital de Nueva York, pasaba a visitarme cuando iba de camino a su trabajo en su bicicleta para revisar continuamente mis síntomas y preguntarme sobre ellos. Chelsea, mi compañera de habitación en la universidad y asistente médico, se ha encargado en buena parte de mi recuperación de la neumonía. Zoe, una enfermera amiga de la infancia, me enseñó a usar el oxímetro de pulso y luego el inhalador para asma que ahora utilizo.

Gracias a ellos, me convertí en una neófita experta. El consejo que me dieron y lo que les digo a mi familia y a mis amigos es que, si pueden, consigan un oxímetro, que es un pequeño dispositivo mágico que mide la frecuencia cardiaca y la saturación de oxígeno en la sangre desde la yema de los dedos. Si te enfermas y el nivel de oxígeno cae por debajo de 95 o tienes dificultad para respirar, acude a la sala de urgencias. No te esperes.

Si tienes síntomas respiratorios, considera que es probable que tengas neumonía y llama al médico o acude a la sala de urgencias. Duerme boca abajo, ya que gran parte de los pulmones está en la espalda. Si tu nivel de oxígeno es estable, cambia de posición cada hora. Haz muchos ejercicios de respiración. El que al parecer me funcionó mejor fue el que empezaron a usar las enfermeras del sistema de salud británico y que compartió J. K. Rowling, la escritora de la saga de Harry Potter.

¿Por qué en Estados Unidos está muriendo más gente de esta enfermedad que en cualquier otro lugar del mundo? Porque vivimos en un país fracturado con un sistema de salud fracturado. Porque pese a que las personas de cualquier raza y origen están sufriendo, la enfermedad en Estados Unidos ha golpeado con mayor fuerza a los negros, hispanos e indígenas, y se nos considera prescindibles.

Me pregunto cuántas personas han muerto no necesariamente a causa del virus, sino porque el país les ha fallado y las ha abandonado a su suerte. En este momento, eso es lo que me duele, esa es la culpa y el coraje.

Mientras yo comenzaba a recuperarme, otras personas morían.

Por ejemplo, Idris Bey, de 60 años y miembro del cuerpo de marines de Estados Unidos e instructor de los equipos de emergencias médicas del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York, quien recibió una medalla por su participación en los atentados del 11 de septiembre.

También, Rana Zoe Mungin, de 30 años, maestra de Ciencias Sociales de la ciudad de Nueva York cuya familia dice que murió después de tener problemas para que la atendieran en Brooklyn.

Por ejemplo, Valentina Blackhorse, de 28 años, una hermosa joven de Arizona que soñaba con estar al frente de la Nación Navajo.

Esos eran los rostros que veía cuando estaba recostada boca abajo en la noche, tratando de hacer respiraciones profundas y rezando por ellos y por mí. Son los estadounidenses en los que pienso cada vez que salgo ahora con pasos lentos a mi ordenado vecindario de Brooklyn para recibir el cálido sol de primavera en medio de un encantamiento de lilas florecientes y niños pequeños pasando felices a toda velocidad en sus patinetas.

Espero que el coronavirus nunca llegue a tu ciudad, pero si lo hace, también rezaré por ti.

(c) The New York Times 2020. (Infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

Page 1 of 12

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

9138564
ahora
Visitantes Online
7580
9138564

Contacto

CONTACTO

Your message has been sent sucessfully

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Top
No Internet Connection
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…