Febrero 2019. En la Bahia San Carlos con Héctor "Pipi"Sanchez", con quien Cervera integró la escuadrilla NENE. FOTO: GENTILEZA: LUIS CERVERA / COMPOSICIÓN ÁNGEL DÍAZ

Luis "Tucu" Cervera, expiloto de la Fuerza Aérea, viajó junto a sus hijos en febrero. Durante el conflicto bélico, su misión fue desde el aire. 

 

Nunca había estado abajo. Fue impactante", con esa frase Luis 'Tucu' Cervera, expiloto de la Fuerza Aérea que combatió en la Guerra de Malvinas desde el aire, resume su sensación luego de haber puesto un pie sobre las Islas por primera vez, a 37 años del conflicto bélico que duró 74 días y dejó 649 soldados argentinos muertos. Este viaje tan especial para él, que se hizo esperar tanto, no lo hizo solo sino que estuvo acompañado por sus hijos; un excompañero y amigos. "Era la primera vez que iba, era un tema pendiente que me llevó todo este tiempo elaborarlo", contó en diálogo con PERFIL. Nacido en Tucumán en 1954, cuando se declaró la guerra tenía 27 años. En ese momento, se desempeñaba como piloto del Grupo 5 de Caza e integraba el escuadrón de A4-B Skyhawk. "Operaba desde Río Gallegos, por lo que las misiones, que nos ordenaba el comando eran de ataques a la flota y constaban en ir y volver al continente. Gracias a Dios regresé siempre. Nunca había estado de abajo y quería hacerlo; tenía el tema pendiente y lo decidimos y fui este año. Viajé con mis dos hijos y mi yerno a Malvinas el 9 febrero de este año", comienza en su relato.

Cervera, junto a sus hijos Joaquín y Rodrigo, en la Bahía San Carlos. FOTO: Gentileza Luis Cervera

 

unca había estado abajo. Fue impactante", con esa frase Luis 'Tucu' Cervera, expiloto de la Fuerza Aérea que combatió en la Guerra de Malvinas desde el aire, resume su sensación luego de haber puesto un pie sobre las Islas por primera vez, a 37 años del conflicto bélico que duró 74 días y dejó 649 soldados argentinos muertos. Este viaje tan especial para él, que se hizo esperar tanto, no lo hizo solo sino que estuvo acompañado por sus hijos; un excompañero y amigos. "Era la primera vez que iba, era un tema pendiente que me llevó todo este tiempo elaborarlo", contó en diálogo con PERFIL. Nacido en Tucumán en 1954, cuando se declaró la guerra tenía 27 años. En ese momento, se desempeñaba como piloto del Grupo 5 de Caza e integraba el escuadrón de A4-B Skyhawk. "Operaba desde Río Gallegos, por lo que las misiones, que nos ordenaba el comando eran de ataques a la flota y constaban en ir y volver al continente. Gracias a Dios regresé siempre. Nunca había estado de abajo y quería hacerlo; tenía el tema pendiente y lo decidimos y fui este año. Viajé con mis dos hijos y mi yerno a Malvinas el 9 febrero de este año", comienza en su relato.

Cervera, junto a sus hijos Joaquín y Rodrigo, en la Bahía San Carlos. FOTO: Gentileza Luis Cervera

 

Durante los siete días que estuvieron en Malvinas, recorrieron diferentes zonas. "A todos nos impactó muchísimo recorrer la isla porque los campos de batalla están intactos, son territorios fiscales, no son estancias, son lugares donde se combatió. Ahí uno toma dimensión de lo que fue la guerra, al ver las trincheras tal cual desde cuando terminó la guerra, eso quedó como un testimonio. Es un territorio con muchísima historia porque hay gente que falleció combatiendo ahí, tanto argentinos como ingleses. Fue muy duro y muy impactante", agregó el tucumano.  Video | La emotiva campaña viral que rinde homenaje a los pilotos héroes de la Guerra de Malvinas Asimismo, detalló: "Con nosotros vino el piloto inglés David Morgan, quien que nos acompañó durante el recorrido. Ha sido un viaje enriquecedor hablar con él de temas que nunca se hablaron y estar ahí en el lugar de la batalla. En la isla fuimos bien tratados en el alojamiento, con los guías que nos llevaron a los distintos lugares que pedimos recorrer. Éramos un grupo de 14 personas y estuvimos muy contenidos en nuestra parte emotiva y emocional. Fue bueno poder hablar cada vez que volvíamos de un lugar porque uno eso nos afectaba".

La travesía para llegar a los lugares donde Cervera y Sánchez habían atacado desde el aire. FOTO: Gentileza Luis Cevera

 

Tierra marcada. Acerca del contacto que mantuvo en esos días con los isleños, Cervera explicó su sensación: "Ellos quedaron dolidos con la guerra y te lo dicen, el civil quedó muy asustado entonces tienen un rechazo hacia nosotros, pero si uno va lo atienden bien. Hay ciertas normas que ellos tienen y hay que respetar. Creo que es la forma de empezar a trabajar para establecer esa relación que existía antes y hacerla más fructífera en nuestra idea de recuperar la soberanía. Es un trabajo de hormiga que hay que hacer con el convencimiento de que debe ser una causa nacional y con una política seria de qué hacer, por qué y después cómo, No medidas esporádicas para quedar politciamente bien con alguien. Eso no es lo que se necesita".

Luis Cervera y Héctor Sánchez durante su viaje en febrero. FOTO: Gentileza Luis Cervera

 

En primera persona. "Integré un grupo aéreo, en ese momento la Fuerza Aérea tenía diez unidades, yo formaba parte del grupo 5 que estaba radicado en San Luis. Era un piloto, un profesional de vuelo habilitado como piloto de combate con toda la instrucción que tenía que tener, estábamos muy bien adiestrados, preparados para la guerra nosotros porque así son en todo el mundo: las fuerzas aéreas tienen sus escuadrones, sus unidades de combate las tienen alistadas siempre para un hipotético combate". El exsoldado de Malvinas recuperó el casco que le salvó la vida Preparación. "El 2 de abril de 1982, cuando sale la noticia de la recuperación de las islas me disponía a ejercer mis actividades y escucho por la radio que se habían recuperado las islas y fue una sorpresa. Durante abril se dieron todas las negociaciones diplomáticas de cómo resolver el tema de soberanía, pasó un mes desde ese momento y ahí a nosotros los pilotos, sospechando que podía llegar un conflicto armado, se nos intensificó el adiestramiento nuestro mucho en prácticas de navegación y ataque. El conflicto armado recién comenzó el 1 de mayo que es el bautismo de la Fuerza Aérea que cuando Inglaterra decide comenzar el bombardeo en Puerto Argentino y se arrima la flota a la Isla Soledad para bombardearla", precisó Cevera.

 

"La Fuerza Aérea sale a repeler ese ataque y a partir de ahí se sucedieron todas las misiones que se le ocasionó a la flota; muchos barcos hundidos, averiados y fuera de servicio. Nunca Inglaterra imaginó que iba a tener semejante respuesta. Estábamos preparados pero tuvimos que adecuar nuestro vuelo en mar abierto y atacar buques, que eso sí no estábamos preparados porque la Fuerza Aérea nunca tuvo como hipótesis de conflicto hacer un combate aeronaval. Hubo que adquirir la práctica de vuelo rasante por el agua, el bombardeo a buques. Nos costó muchas bajas nuestras. El grupo 5 de caza tiene 9 pilotos caídos en combate. Costó caro", recordó.

Luis Cevera, en el año 1982. FOTO: Gentileza : Luis Cervera

 

Emoción en un avión donde viajaban veteranos de Malvinas En el recuerdo. "Una imagen fuerte para mi es el 24 de mayo cuando entré a la Bahía de San Carlos y estaba la flota desembarcando. Había 15 buques ahí: fragatas; destructores y buques logísticos de desembarco, era primera hora una mañana muy fría con mucha bruma. Es una imagen borrosa, nublada, pero se veían los buques. En el momento de ingresar nos empezaron a tirar con toda la artillería; misiles y cañones. Ellos tratando de defenderse y nosotros tratando de impactar en los buques. Pensé que no iba a salir ninguno de los 5 aviones que fuimos y como no se podía hablar de avión a avión, tuvimos que esperar a aterrizar para encontrarnos nuevamente. Cuando llegamos a destino, nos abrazábamos en la plataforma después de haber realizado una misión de tanto riesgo", rememoró. En ese marco, el excombatiente compartió otra imagen que tiene patente en su memoria. "El 13 de junio, un día antes de la rendición, ataqué el puerto comando inglés en Monte Las Hermanas, que fue un objetivo terrestre. Yo iba detrás de otra cuadrilla, estaba toda la tropa inglesa ahí preparando el ataque final y me impactaron, y a un compañero también, pero todos regresamos al continente muy averiados, haciendo reabastecimiento en vuelo para poder llegar. Esa fue la última misión de la Fuerza Aérea ahí". Video histórico | Así enterraron a los soldados caídos en Malvinas "Eran misiones de muchísimo riesgo donde uno suma ese dolor y esa angustia, esa situación de que no podés desahogarte porque no podíamos derramar lágrimas sino que había que estar duros y firmes para seguir combatiendo. Cuando termina todo, ahí es donde no sólo caen todas las fichas sino que todo el tablero y te das cuenta de todo lo que pasó y ahí hay que desahogarse y agarrar las riendas de la vida nuevamente y salir adelante. No podés quedarte con eso toda la vida, es una situación que de una forma u otra hay que superar porque la vida continúa", aseguró.

Cervera junto a sus hijos y su yerno en el viaje que realizaron en febrero. FOTO: Gentileza Luis Cervera

 

El miedo a la muerte. "Estaba dentro de las posibilidades no volver. Estábamos todos haciendo las mismas misiones y corríamos los mismos riesgos. Yo no lo pensé porque no era bueno pensar, una vez que ordenaban la misión te decían el objetivo a atacar, por supuesto que te invade un miedo de ser derribado, es algo latente, por más que uno no lo quiera pensar eso está en la naturaleza humana. Si estás en una misión de altísimo riesgo, pensás que es posible que te derriben. Lo mejor que podías hacer para vencerlo era no pensarlo y dedicarse a operar el avión, que era complejo porque volábamos solos completamente, sin copiloto, teniendo que tomar combustible en medio del Atlántico. Para llegar a Malvinas son 800 kilómetros sobre el mar y en ese devenir de la navegación de casi una hora de vuelo, superábamos el trance y nos concentrábamos en lo que teníamos que hacer: llegar a la isla en vuelo rasante para no ser detectado por los radares, algo que requería mucha concentración y habilidad", manifestó.

Ayer y hoy. Cervera a la izquierda en 1982, y a la derecha, en 2019. FOTOS: Gentileza Luis Cervera

 

Soberanía. Consultado sobre si cree que es posible recuperar la soberanía de las Islas, manifestó: "Después de haber conocido a la isla y a la gente que vive ahí, no sé si algún día la llegaremos a lograr, calculo que sí, pero tenemos que ser muy hábiles negociadores. Seguramente se van a recuperar si el Estado toma como una causa a Malvinas y trabaja en pos de ese objetivo: 'malvinizando' todo lo que se' desmalvinizó' en los 37 años que pasaron. No tanto recuperarlas y conquistarlas sino pensar ¿quién va a habitar esas islas?¿quién va a trabajar ahí?, porque una cosa es ir y recuperarlas pero ¿después qué? Antes del '82, la Línea Aérea del Estado (LADE) volaba todas las semanas a Malvinas, los hijos de los isleños estudiaban en Argentina, la gente que se enfermaba venía a curarse a hospitales de nuestro país y se abastecía de materia prima de acá. Había una relación muy fluida, pero todo eso se perdió con el conflicto bélico. Hoy el kelper no nos quiere a nosotros, te lo manifiesta y te lo hacen saber". Militar acusado de torturas cuestiona la jurisdicción argentina sobre Malvinas La importancia de recordar la fecha. "Si bien el 2 de abril es la fecha en la que se conmemora la recuperación de las islas, es un territorio argentino ocupado desde 1833. A partir de ahí hay que recordar que fue el inicio de 74 días de mucho dolor donde 649 argentinos dieron su vida en pos de la recuperación de las islas. Esas personas no son un número, sino que cada una guarda una historia, una familia y gente que hoy en día sigue sufriendo. No hay que olvidar que dieron la vida por todos nosotros. En esos héroes que han quedado en Malvinas hay muchos ejemplos de vida que son dignos de ser imitados. Pienso 37 años después que nunca debió haber existido esa guerra, pero existió y eso no lo puede cambiar nadie, es historia. Lo que uno puede hacer ahora es estudiar el tema, leer e interiorizarse. El hito es el 2 de abril pero terminó el 14 de junio, en ese lapso se da una historia muy rica de valores y de don de todos esos valientes que han luchado allá", opinó el expiloto acerca de la conmemoración del día el del veterano y los caídos en la Guerra de Malvinas, que se celebra este martes. 

Familiares de soldados caídos en Malvinas en el cementerio de Darwin. 2018. FOTO: Noticias Argentinas

 

Cementerio de Darwin. "Es un paso importantísimo la identificación de cuerpos de soldados porque no puede haber más, con todo el avance tecnológico que existe, una tumba que diga 'soldado sólo conocido por Dios' . Eso duele mucho, ahí tiene que estar cada nombre y apellido por el honor de su vida para que todo argentino sepa quién es el que está sepultado allí y por qué está muerto. Darwin un lugar muy desolador, un campo raso lejos de los poblados, estar ahí da una sensación de que nuestros muertos fueron abandonados, entonces con más fuerza hay que recordarlos y tenerlos presentes. Se debe identificar a todos", concluyó Cervera a modo de anhelo, el mismo sentimiento que tuvo todos estos años en los que imaginó su viaje a las islas, esa asignatura pendiente que pudo concretar casi cuatro décadas después. (Fuente www.perfil.com).

¿Candidata?. La ex presidenta aún no exteriorizó sus aspiraciones. FOTO: CEDOC 

Alternativa Federal no logró instalar un candidato competitivo. El kirchnerismo se ilusiona con sumar más adhesiones en el verano.

 

"Si el peronismo se une, gana”, es la máxima más repetida desde que Mauricio Macri llegó a la presidencia. A pesar de presentarse como una certeza indiscutida, no solo por la oposición sino también por el oficialismo, los peronistas iniciarán el año electoral partido y sin cumplir con este mandato y, en cambio, se preparan para competir en un escenario dividido. En los últimos meses, el sector que no acepta la posibilidad de que Cristina Kirchner sea candidata buscó instalar un candidato competitivo. Alternativa Federal, encabezada por los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba) y Juan Manuel Urtubey (Salta), el senador Miguel Pichetto y Sergio Massa, hizo su presentación para acotar las chances de la ex presidenta pero llega a 2019 sin poder mostrar una verdadera opción de triunfo. Aunque están lejos de la unidad, en el entorno de la ex presidenta es donde hoy hay mayor optimismo. “No sé si vendrán todos, pero para marzo hay muchos que van a abrirse a un acuerdo”, dicen. Para eso, la senadora de Unidad Ciudadana debe romper con el convencimiento de que sus votos alcanzan para llegar a la segunda vuelta pero no para ganarla. Por ahora, sin sondeos que den por segura esta posibilidad, muchos dirigentes peronistas rechazan una alianza ya que ir a la unidad significaría encolumnarse detrás de su postulación y resignar las aspiraciones propias. Aunque buscan los acuerdos, en el kirchnerismo advierten: “Nadie que tiene posibilidad de ganar se baja de una elección”, sobre la demanda de que el acuerdo sea sin Cristina candidata. Desde el Instituto Patria reconocen que la causa de los cuadernos escritos por Oscar Centeno, en la que se investiga el pago de coimas en la obra pública, los golpeó duro sobre los votantes que debían reconquistar. “Votos no perdimos, pero esto reavivó la imagen de José López con bolsos de dinero en un momento en el que debíamos sumar a otros votantes y no lo hicimos”, reconocen y se preparan para una campaña en donde la corrupción sea uno de sus ejes. Alternativo En Alternativa Federal hay quienes tejen estrategias pensando en que la ex presidenta no volverá a estar en una boleta. Entre ellos, quien más se ilusiona es Sergio Massa. A pesar de que sus sufragios fueron en caída desde 2013, el tigrense es quien más intención de votos cosecha en este espacio y asegura que será candidato. “Si pierdo, me voy de la política”, dice convencido de que Cristina podría no presentarse y de que tiene posibilidades de ganar. Su alejamiento de la política y la dedicación al derecho ya lo había anunciado para estos tiempos, sin embargo, desde 2005 Massa es un “candidato serial” ya que participó de todas las elecciones (municipales, legislativas, presidenciales) y estuvo en diferentes boletas cada dos años. “Al igual que en 2017 hacemos estrategias electorales pensando que Cristina no se presenta, Cristina es un hecho y tenemos que buscar ganarle incluso a ella”, es otra de las posiciones que se está escuchando en el peronismo anti K. Empiezan a evaluar otro escenario. “Arriesgar pronósticos electorales hoy ante un escenario económico volátil es imposible, pero cuidado que la crisis no haga que Macri quede tercero y vayamos a un ballottage con Cristina”, se ilusionan quienes ven a la senadora activa y ya sin posibilidades de que no sea parte de la elección. Hoy, ni hasta las encuestas más optimistas que ellos mismos dan a conocer muestran este escenario. Desde el entorno de Urtubey, otro de los presidenciables de este sector, detallan que el electorado más importante y del que dependerá el triunfo el próximo año está en “los votantes que muestran un hartazgo de Cristina y de Macri. Ese es nuestro desafío: que la interna sea más pareja, el votante será el que nos ponga en carrera y es la elección interna la que nos tiene que mostrar como la verdadera opción peleando de igual a igual en un escenario dividido en tres”, detallan en Salta. Se entusiasman con que los votos de agosto los muestre como la revelación. “Los peronistas somos como los gatos, cuando parece que nos estamos peleando, es que nos estamos reproduciendo”, es la frase de Juan Domingo Perón con la que insisten los peronistas cuando no logran la unidad. A pocos días de iniciarse el año electoral y después de distintas derrotas, la reproducción parece cada vez más lejana. CFK busca seducir a empresarios Después del descanso en El Calafate, adonde partió para pasar las fiestas y vacaciones, Cristina Kirchner retomará su actividad en Buenos Aires. La tarea como senadora de Unidad Ciudadana no le llevará tanto tiempo como planea ocupar en el armado electoral. Hay un sector con el que aún le falta dialogar y es en el que se enfocará en los próximos meses: los empresarios. “Si ser pro empresa es ir a los cócteles, no lo fui en la presidencia y no lo seré nunca”, repite. Sin embargo, la senadora entiende que el desencanto y la desconfianza que el empresariado siente con el gobierno de Cambiemos le da la posibilidad de sentarse con los hombres de negocios con los que incluso tuvo fuertes cruces en su gobierno y conseguir su apoyo electoral. “Hoy nos podemos volver a sentar hasta con Eduardo Eurnekián, que el año pasado en plena campaña electoral la quiso jubilar y hoy ve que Macri puede sacarle los aeropuertos. Podemos sentarnos con banqueros como Jorge Brito, con quien también tuvimos fuertes idas y venidas. Podemos sentarnos con muchos que ven que lo que está sucediendo con Cristina no les pasaba”, evalúan cerca de la ex presidenta. Quienes preparan el escenario y ya ablandan a los empresarios son Axel Kicillof y Alberto Fernández. El primero busca llevar tranquilidad al sector de las finanzas, metalmecánica, el campo, electrónica, textil, autopartes, plásticos, cueros, calzado y supermercados. En estos encuentros, los directivos reconocen estar decepcionados con el gobierno de Cambiemos, hacen autocrítica sobre algunas medidas apoyadas por ellos que no funcionaron y admiten que necesitan un mercado interno dinámico. “No nos piden medidas y tampoco nosotros aún pedimos el apoyo, son las primeras charlas”, dicen en el entorno de Cristina, desde donde buscan que más adelante el circulo rojo empresarial se meta de lleno en la campaña con un documento en el que pidan “un cambio al rumbo económico y marquen el camino”.  (Fuente www.perfil.com).

Apunta tu Cel al Código QR

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

4506817
ahora
Visitantes Online
8166
4506817

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…