Lionel Messi, golpeado tras la eliminación de Argentina. //AFP  sábado 30 de junio de 2018

 

El capitán argentino abandonó el campo de juego con mucha tristeza tras sufrir una nueva frustración con la Selección en los mundiales. ¿Se fue su última chance?Se fue otra oportunidad. Solo él sabe si habrá otra, porque en Qatar 2022 tendrá 35 años. Lionel Messi quedó retenido en la telaraña de Francia, que le cerró los caminos y lo dejó con la frustración de una nueva chance perdida en el Mundial de Rusia 2018, parado en el medio de la cancha del Arena Kazán negándose a irse.

Sin poder resolver la marca planteada por N Golo Kante y Blaise Matuidi, Messi no pudo darle continuidad a la ilusión encendida en los hinchas argentinos por su gol ante Nigeria en el partido anterior.

Más allá de su bajo nivel individual, la “Pulga” fue víctima de un equipo opaco, sin trabajo ni coordinación, que nunca lo ayudó a resaltar sus virtudes en el campo de juego.

El único futbolista que asomó por momentos como un posible socio para su juego fue Ever Banega, en el choque ante Nigeria, pero el volante de Sevilla no pudo repetir con Francia y la “Pulga” apenas mostró pincelazos de su juego ante los dirigidos por Didier Deschamps.

Lo poco de Messi en la tarde de Kazán se remitió a un pase profundo para Cristian Pavón, una jugada individual que definió con un remate sin fuerza y un pase gol para Sergio Agüero, en el tercer tanto argentino.

El estado de ánimo del crack del Barcelona fue tema de discusión en los últimas días, incluyendo temas extrafutbolísticos, como la incertidumbre por el estado de su relación con Antonela Roccuzzo.

La joven, que no estuvo en Rusia ni el Día del Padre ni cuando Messi cumplió años -el 24 de junio-, finalmente llegó junto a sus hijos a última hora del viernes a Kazán y pudo visitar a su esposo en la concentración de la Selección argentina.

Luego, Roccuzzo y la familia de la “Pulga” estuvieron en el Kazan Arena, donde el futbolista no pudo torcer su historia en los Mundiales y volvió a despedirse sin éxito, al igual que en Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Fuente: NA

 

 

La desazón de Messi tras la dolorosa eliminación . . .

 Leo Messi busca dejar atrás el mal momento Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco / Enviado especial  martes 19 de junio de 2018

 

RONNITSY, Rusia.- "No puedo mandar a todos al psicólogo." Unos meses atrás,Jorge Sampaoli reflexionaba con un dejo de impotencia, tal vez también resignación. En medio de una ronda de café, su amigo le planteaba por qué no buscaba una solución diferente para lo que cualquier observador mínimamente entrenado podía advertir: más que el juego, el problema de la selección argentina eran los vaivenes emocionales en los que se mecían sus integrantes. Nada novedoso, y por eso también tan grave: el tiempo pasó sin que los intentos de solución se corrieran de las viejas técnicas del vestuario. Motivar, arengar, animar.

¿Y qué hacer cuándo en medio del Mundial el bajón afecta al capitán de un barco averiado por el primer contratiempo? "Hablar, hablar, hablar", responden en la noche del lunes desde el Bronnitsy Training Centre, con la esperanza de que en las palabras esté el revulsivo que necesita Lionel MessiAsí de delicado es el asunto: en la antesala de un partido repentinamente decisivo, el que debe guiar a los demás todavía se lame las heridas por ese empate inicial que lo marcó más de lo imaginable. Y entonces hay que actuar: buscar la manera de aliviarlo y también despabilar al equipo con un golpe de autoridad dado sobre la mesa. En este pequeño pueblo ruso se viven momentos intensos: el técnico decidió ejercer sobre el césped y las cabezas de los jugadores, aunque no lleve el título de psicólogo. ¿Demasiado tarde? Cómo saberlo... 

"Me hago responsable de lo que pasó", había expresado el 10 en tono solemne y el gesto duro en la zona mixta del estadio del Spartak de Moscú, después del 1-1 ante Islandia. Lo que primero pareció una exageración, más allá de que tuviera lógica por el penal fallado, con las horas se transformó en una preocupante realidad. Quedó a la vista del plantel el domingo, por ejemplo, cuando durante la tarde Messi eligió no sumarse a la celebración del día del padre junto a sus compañeros y las familias que llegaron al lugar. No estaba la suya, es cierto -Antonela, Thiago, Mateo y Ciro podrían llegar a Rusia esta semana, según dijo Celia, la mamá del crack, el sábado en Telefe, mientras miraba el partido en las tribunas del Spartak-, pero sí las de la mayoría de los demás. Un dato más, que pone en contexto esas ausencias: los Messi habían festejado el día del padre el lunes 19 de marzo, la fecha en que se celebra en España; de hecho, para pasar esa jornada en Barcelona, Leo llegó al día siguiente a Manchester a la gira de la selección.(Perfil)

 

El bajón emocional de Messi pone en alerta a la selección argentina y activa a Sampaoli . . .

Los referentes de la Selección ante una nueva posibilidad de sacarse la espina en un Mundial. //AFP  martes 12 de junio de 2018

 

Para muchos fracasados, para otros los mejores, esta generación de futbolistas tendrá una nueva posibilidad de sacarse la espina en un Mundial.

Es curioso leer y escuchar como tildan de fracasados a esta generación de jugadores de la Selección Argentina por haber perdido tres finales consecutivas entre 2014 y 2016. Para perder una final, primero hay que llegar y para llegar, antes hay que hacer las cosas bien, desde la planificación de los dirigentes hasta el trabajo en cancha en los entrenamientos, pasos que el fútbol argentino acostumbró a saltearse enceguecido por la búsqueda de resultados a como dé lugar.

Los que ponen a Alemania como ejemplo a seguir se olvidan que los vigentes campeones del mundo se quedaron varias veces en las puertas de la gloria antes de levantar la copa en Brasil. En el Mundial 2006 que organizaron cayeron con Italia en semifinales, en la Eurocopa 2008 perdieron la final con España, en Sudáfrica 2010 volvieron a mancarse en semis contra el mismo rival y en la Euro 2012 otra vez la Azzurra les marcó el límite en semifinales. Y ya como campeones del mundo, en 2016, el local Francia volvió a mandarlo a casa en semifinales.

Es decir que Alemania no perdió tres finales porque ni siquiera llegó a esas instancias y sin embargo, Joachim Löw, que era el ayudante de Jürgen Klinsmann en 2006, dirige a su selección hace doce años y nadie lo pone en duda porque es parte de un proyecto que lo ampara y lo protege, y desde su lugar él ha sido parte fundamental de la transformación del fútbol alemán, que viró de la potencia física como su principal arma a un juego asociado y con pelota al piso que practican gran parte de los equipos de la Bundesliga.

En cambio, si Argentina fue protagonista de los torneos que disputó se lo debe exclusivamente a los jugadores. Sin un proyecto serio y con constantes cambios de entrenadores sin ninguna lógica o continuidad entre uno y otro, fueron ellos los que provocaron esa ilusión en los hinchas. Y claro, el sinsabor de las finales perdidas provoca que la angustia y la decepción sean directamente proporcionales con la expectativa generada. Sí se puede analizar y criticar cómo jugó Argentina cada una de las finales desde el plano futbolístico y seguramente hay cuestiones para reprochar pero llamarlo fracaso parece exagerado, incluso en la Copa América 2016 donde no tuvo rivales fuertes en su camino a la definición y el único partido comprometido lo perdió por penales con Chile el día que Messi destrozado anímicamente renunció a la Selección.

Hoy, en vez de disfrutar de la posibilidad de disputar un Mundial, estos jugadores tienen sobre sus hombros la presión de tener la obligación de ganar porque otra cosa no sirve. Con Messi a la cabeza, pero también Mascherano, Higuaín, Agüero, Di María, Biglia, Banega, Rojo y Otamendi merecen esta nueva (y muy probablemente la última) oportunidad de quedar en la historia de la Selección Argentina. Porque méritos ya hicieron pero nunca acompañó esa cuota de suerte necesaria que tiene todo equipo campeón, bienvenido el club de amigos a Rusia. (Perfil)

Bienvenido a Rusia el club de amigos de Messi. . .

Bilardo contó qué le falta a Messi para llegar al nivel de monstruos como Maradona y Pelé. / Télam  domingo 1 de abril de 2018

 

El Narigón explicó qué le falta a Leo, a quien considera el mejor jugador del planeta, para llegar al nivel de Maradona y Pelé. En qué posición tiene que jugar.

Carlos Bilardo, entrenador campeón con la Selección Argentina en la Copa del Mundo de México en 1986, explicó qué le falta a Lionel Messi, a quien considera el mejor jugador del planeta, para estar a la altura de Diego Maradona y Pelé.

“Messi siempre es comparado con Maradona. Para llegar al mismo nivel tiene que traer la Copa a la Argentina“, aseguró Bilardo en una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo.

Respecto a la posición que debería ocupar La Pulga dentro de la cancha con la camiseta albiceleste y cuál debería ser su rol, el Narigón fue conciso: debe tener una “libertad total, sin ninguna obligación defensiva” en el Mundial de Rusia, una torneo en el que Bilardo ve a la Argentina “bien” y “con grandes posibilidades”.

“La Selección es fuerte y puede ir más allá de 2014, cuando podríamos haber vencido. Al final, fuimos mejores que Alemania“, concluyó.(Perfil)

Bilardo: “Messi tiene que traer la Copa a la Argentina”. . .

Tras su ausencia en los amistosos de Argentina, Messi fue clave para el Barcelona. // AP.    domingo 1 de abril de 2018

 

Los andaluces dominaron el resultado 2-0 hasta los 87 minutos, pero el ingreso de La Pulga desde el banco cambió todo. Descontó Suárez y Leo selló el 2-2. El resumen.

El argentino Lionel Messi obró hoy otro milagro con el Barcelona al conducir a los catalanes a un empate 2-2 en la cancha del Sevilla en un encuentro que los andaluces dominaban por 2-0 en el minuto 87 del choque.

En la trigésima fecha de la Liga española de fútbol, media hora de juego del astro argentino y dos goles en los tres minutos finales evitaron la que parecía sería la primera derrota de los azulgrana en lo que va de Liga.

Los andaluces casi festejaban la hasta entonces merecida victoria, cuando Luis Suárez recortó distancias en el 87′. Sin tiempo a que los dirigidos por Vincenzo Montella se repusieran del golpe, Messi les asestó el definitivo, en el 89′, con un disparo pegado al palo.

Pese a jugar una hora sin su estrella, el Barcelona no bajó los brazos, despertó a tiempo y, justo antes de enfrentarse a la Roma en la Champions, mantuvo su invicto en la Liga en uno de sus peores partidos en lo que va del certamen.

A las puertas de recibir al Bayern Múnich en los cuartos de la Liga de Campeones europea, el Sevilla sumó un triste empate, después de mandar claramente en el marcador y en el juego con goles del argentino Franco Vázquez, en el minuto 36′, y del colombiano Luis Muriel, en el 50′.

Hasta esos tres minutos finales, los andaluces habían hecho un partido muy sobrio, en el que rentabilizaron al máximo dos graves errores de la defensa del Barcelona.

Especialmente desacertados estuvieron los zagueros azulgrana en una segunda parte en la que ingreso de Messi en la cancha cambió por completo el ritmo del partido y la imagen del equipo dirigido por Ernesto Valverde.

El cinco veces Balón de Oro imprimió mayor velocidad al juego del Barcelona, pero apenas logró generar peligro ante el arco defendido por Sergio Rico ni evitó las lagunas defensivas de los catalanes.

Su ausencia en el once inicial fue apenas una sorpresa, pero lo costó cara a un Barcelona pretendía una nueva victoria para prácticamente sentenciar una Liga que, pese a la derrota, sigue dominando con holgura.

En los últimos diez días, el argentino ya se había perdido los dos últimos amistosos con su selección por unas molestias musculares que invitaban a la prudencia.

Pese a la importancia del duelo, Valverde tampoco quiso arriesgar de entrada. Reservó a su estrella en el banco y, como en Málaga, cuando el 10 causó baja de última hora por su tercera paternidad, optó por Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho como acompañantes de Luis Suárez.

El uruguayo protagonizó los dos remates más claros del Barcelona en la primera parte. Pero sin Messi estuvo desasistido.

Como desconocido estuvo el equipo catalán, con dificultades para salir con el balón desde su área y falto de control en el campo del Sevilla.

La ausencia del lesionado Busquets había dejado a Andrés Iniesta demasiado solo en un mediocampo que también echó de menos la clarividencia de Messi.

El Sevilla, mientras, exhibió su portentoso físico, hizo daño a la contra y aprovechó el único y garrafal error de la zaga azulgrana en la primera parte para batir a Marc André Ter Stegen.

El arquero alemán poco pudo hacer ante el remate de Franco Vázquez, completamente solo en el frontal del área pequeña.

Extrañamente desacertado hoy, el francés Samuel Umtiti había dejado al argentino libre de marca y éste apenas tuvo que empujar el centro de su compatriota Joaquín Correa.

El partido se le ponía cuesta arriba a un Barcelona que salió inusitadamente indolente a la vuelta del descanso, como si sus jugadores hubieran acusado en exceso los partidos de las selecciones o esperaran el milagro de Messi.

Llegó en los minutos finales, cuando los de Valverde ya habían regalado el segundo gol al Luis Muriel y concedido otro puñado de ocasiones para que los andaluces aumentaran su ventaja.

Incansable, Luis Suárez recortó distancias cuando el partido moría y su amigo Messi lo remató.

Fue el gol número 30 del crack argentino ante el Sevilla, su víctima predilecta.

Fuente: DPA

Messi salvó el invicto del Barcelona en Sevilla. . .

 Los goles de Lionel Messi ya no sorprenden pero su bailecito en el festejo sí. // AFP  domingo 18 de merzo de 2018

 

Con un gol del crack argentino, los catalanes se impusieron 2-0 ante Athletic de Bilbao y se mantienen invictos en lo más alto de las posiciones. 

Barcelona consolidó su cómodo liderazgo en la Liga española de fútbol al vencer 2-0 al Athletic de Bilbao después de ofrecer ráfagas de buen juego en la primera mitad y dormitar en la segunda.

El encuentro, correspondiente a la vigesimonovena jornada del torneo español, tuvo muy poca tensión porque el Barcelona decantó pronto el duelo ante un Athletic que se presentó rendido en el Camp Nou. Muy fácil para un líder que sigue invicto con 75 puntos, 11 más provisionalmente que el Atlético de Madrid, que juega después ante el Villarreal. 

El Barcelona sólo esperó ocho minutos para plasmar su superioridad gracias a un gol de Paco Alcácer, sustituto del sancionado Luis Suárez. Fue un preciso remate del delantero, aunque el Athletic protestó un fuera de juego que pareció.

El conjunto de Ernesto Valverde prosiguió su paseo dirigido por Lionel Messi, quien ofreció un recital durante la primera parte. El argentino dejó su sello a los 30 minutos con un gol que llegó a través de un disparo ajustado desde la frontal del área, un remate tan preciso como suele la estrella azulgrana.

El Athletic actuó sin personalidad y apenas inquietó al arquero alemán Marc-André Ter Stegen antes del intermedio. Además, sus defensores regalaron muchos balones. Ofreció una imagen de equipo derrotado de antemano, algo que no perdonó el Barcelona.

La segunda mitad no tuvo nada de nada. El Athletic pareció insinuar algo más de ambición, pero más por una concesión de su rival que por convicción propia. El Barcelona se dedicó a administrar esfuerzos y no fatigarse en demasía.

Todo había quedado resuelto previamente en una primera parte desigual en la que el Barcelona mostró sus armas de líder ante un rival inexistente. El resto sobró.

Fuente: DPA

Barcelona y Messi siguen imparables en España . . .

Golazo de tiro libre de Leo para la victoria del Barcelona. // AFP lunes 29 de enero de 2018

 

El sueco John Guidetti puso en ventaja al Alavés, pero Luis Suárez igualó las cosas y el rosarino selló la victoria del líder con un tiro libre espectacular. 

El Barcelona ganó hoy 2-1 al Alavés en un encuentro que se le atragantó a los azulgranas, pero a cuyo rescate acudió de nuevo el astro argentino Lionel Messi, quien selló la victoria con un espectacular tiro libre a falta a seis minutos para el final.

El partido, correspondiente a la vigesimoprimera jornada de la Liga española de fútbol, fue una agonía para el líder, que usó el talento de sus dos delanteros estelares, Messi y Luis Suárez, para con 57 puntos sostener su amplia ventaja de 11 sobre el Atlético de Madrid, 17 con el Valencia y 19 con el Real Madrid.

El Alavés, muy bien colocado, hizo su gol a los 23 minutos con un espectacular contraataque culminado con cierta suerte por el delantero sueco John Guidetti, uno de sus jugadores más destacados.

 

El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, detectó cuál era una parte del problema y quitó del campo a los laterales Lucas Digné y Semedo para situar a Jordi Alba y Sergi Roberto. Inmediatamente el Barcelona ganó en profundidad y dinamismo.

El líder igualó a los 72 minutos en una gran jugada de Iniesta, quien progresó por la banda izquierda y puso un centro al área para que Suárez marcara sin dejar caer el balón al suelo.

El conjunto azulgrana se fue decididamente hacia la victoria y en el minuto 84 llegó una falta ideal para Messi. El argentino lanzó magistralmente y marcó su vigésimo tanto en el torneo para voltear el marcador. No obstante, el arquero Fernando Pacheco pudo hacer algo más.

Fue el quinto partido consecutivo en el que tanto Suárez como Messi marcaron. Ahí se ve dónde está la fuerza atacante de este Barcelona tan dominante.

Fuente: AFP

 Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, rivales que se potencian. //AFP  viernes 8 de diciembre de 2017

 

El portugués recibió el quinto Balón de Oro de su carrera y admitió que ser contemporáneo del crack argentino siempre le sirvió de motivación para mejorar.

La estrella portuguesa Cristiano Ronaldo, que este jueves recibió en París su quinto Balón de Oro, deseó que “la batalla continúe” con el argentino Lionel Messi, al que igualó en lo alto del palmarés.

Al ser preguntado sobre su rivalidad con el astro del Barcelona, Cristiano señaló que es “un elemento de motivación”.

“Espero que la batalla continúe. Las cosas pasan por una razón”, afirmó el jugador luso, que admitió que en sus inicios era impensable poder llegar a cinco Balones de Oro.

“Es un gran honor, no esperaba tener un Balón de Oro, así que cinco…”, reconoció.

Preguntado por el exjugador del París Saint-Germain David Ginola en la cadena de televisión de L’Équipe, colaborador del France Football, que creó el trofeo del Balón de Oro de 1956, Cristiano Ronaldo explicó que “soñaba” cuando era joven con conquistar algún día este galardón “pero todos sabemos lo difícil que es”.

“Cuando gané uno, me dije que había que ir por el segundo”, explicó CR7, que antes de este año se había coronado en el Balón de Oro en 2008, 2013, 2014 y 2016.

Sobre sus planes de futuro cuando se retire, Cristiano dijo queno se ve como entrenador, aunque todo “puede cambiar”.

Messi, segundo este año, ganó el Balón de Oro en 2009, 2010, 2011, 2012 y 2015.

Fuente: AFP

Page 1 of 2
Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…