Julio De Vido, en los tribunales de Comodoro Py. Foto:DYN  sábado 07 de octubre de 2017

 

El juez federal Daniel Rafecas citó a indagatoria al ex ministro de Planificación y diputado Julio De Vido en el marco de una de las causas que investigan coimas de Odebrecht. 

Se trata de la causa por irregularidades en el Plan de Ampliación de Gasoductos 2006 y 2008 y De Vido fue citado para el próximo 5 de diciembre. Para el 4 de diciembre fue convocado el ex secretario de Energía Daniel Cameron, informaron a DyN fuentes judiciales.

La justicia sospecha que los citados funcionarios, junto a directivos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA) –Luis Alberto Beuret y Julio Armando Bragulat-, ambos también citados a indagatoria, intervinieron, en calidad de autores y/o partícipes según cada caso, en la comisión del delito de negociaciones incompatibles con la función pública. Las citaciones se concretarán entre el 27/11 y el 5/12, De Vido lo hará en esta última fecha.

El Juez Rafecas se hizo cargo de esta causa hace cinco meses, en mayo de este año (proveniente de otro juzgado federal), y su trámite ha implicado llevar adelante un exhaustivo análisis de las resoluciones, notas y expedientes administrativos en los que se investiga la posible decisión direccionada por parte de las autoridades de los distintos organismos públicos intervinientes, para que fuera Odebrecht la beneficiada con la ampliación de los gasoductos. 

Entre la documentación analizada, se descubrieron una serie de notas y decisiones administrativas (incluyendo un “memorándum de entendimiento” entre Odebrecht y la Secretaría de Energía), de las cuales surge la sospecha de que todo el proceso licitatorio habría estado enderezado -en forma previa- a la adjudicación del negocio a Odebrecht, según informó el CIJ.

Incluso la presentación de otras dos empresas al llamado a licitación (Camargo Correa y Roggio), se sospecha que habría resultado ser algo meramente formal, dado los plazos exiguos y las exigencias planteadas para la adjudicación. A través del examen del cuerpo probatorio (conformado con casi dos cuerpos de actuaciones administrativas, y ciento ochenta cajas de documentación), la instrucción ha revelado la posible existencia de un apreciable desvío de poder en dirección al involucramiento, probablemente espurio, de Odebrecht en la adjudicación de la obra pública, maniobra formalizada el 6 de diciembre de 2006, con la suscripción del contrato entre CAMMESA y Odebrecht. En concreto, se sospecha que el ex Ministro De Vido creó el marco normativo necesario para que, desde la Secretaría de Energía, en negociación con Odebrecht, se procediera al llamado a “licitación privada” a través de las empresas licenciatarias TGN y TGS.

Pero como éstas se negaron a hacerlo, fue convocada la firma Cammesa, que fue quien finalmente le adjudicó, en un proceso sospechado, el negocio a Odebrecht. La firma de este contrato ha sido el hito demarcatorio tenido en cuenta por el Juez Rafecas para remitir al Juez Martínez De Giorgi la investigación sobre el posible pago de sobornos por esta obra pública desde 2007 en adelante. El Juez De Giorgi -a cargo de la investigación de irregularidades en las obras de soterramiento del tren Sarmiento-, a pedido de la Oficina Anticorrupción y del Fiscal Franco Picardi, había solicitado unificar la investigación del pago de sobornos a los jueces Rafecas y Casanello, este último a cargo de la investigación de hechos similares en obras de AYSA.

Es decir, que el Juez Rafecas decidió mantener en su Juzgado el primer tramo de la causa (2004 a 2006), en el cual acaba de ordenar las indagatorias por negociaciones incompatibles, y remitir por conexidad el segundo tramo de la causa (2007 a 2014, en donde se investigan irregularidades en una seria de adendas al contrato original) a su colega Martínez de Giorgi, por el delito de cohecho, en el cual habrían tenido lugar los pagos de sobornos a intermediarios con destino final en funcionarios públicos argentinos por una cifra global (en los tres contratos: Tren Sarmiento, AYSA y Gasoductos), próxima a los 35 millones de dólares, según reconoció explícitamente la compañía Odebrecht en un acuerdo celebrado con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.(Perfil)

Julio De Vido, ex ministro de Planificación. Foto: Archivo //  Lunes 21 de Agosto de 2017

 

El lobbista recibió casi US$ 11 millones entre 2012 y 2014 a través de la sociedad uruguaya Sabrimol Trading; fueron en total 53 transferencias en 29 meses.

sociedad uruguaya del lobbista Jorge "Corcho" Rodríguez, Sabrimol Trading, recibió más de US$ 10,8 millones entre 2012 y 2014 destinados a pagar coimas a funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, que encabezaba Julio De Vido, según surge de nuevos documentos que obtuvo y verificó LA NACION en las últimas semanas.

El dinero llegó a dos cuentas que el "Corcho" Rodríguez utilizaba en Uruguay, una en dólares y otra en euros, a nombre de esa sociedad, que controló con acciones al portador desde que la constituyó, en 2007, para operar en Zonamérica, la zona franca ubicada en las afueras de Montevideo.

A través de esas dos cuentas bancarias, el lobbista que intermediaba entre Odebrecht y el equipo de De Vido recibió al menos 53 transferencias en 29 meses. La más baja fue por US$ 18.000, mientras que las más elevadas ascendieron a US$ 500.000, en dos ocasiones.

Así, por ejemplo, los fiscales brasileños del Lava Jato determinaron que Klienfeld Services sirvió de canal para las coimas que recibió Manuel Vázquez, el testaferro del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. También, para múltiples sobornos en Ecuador, Perú y Panamá, y financiar de manera ilícita la última reelección del presidente Hugo Chávez.

Del "Corcho" a Meirelles

Al girar los US$ 10,8 millones a Sabrimol Trading, en tanto, esas cinco sociedadesoffshore enviaron las divisas en dólares en 50 de las 53 transferencias, que llegaron a la cuenta 1223640 del Banco Itaú de Uruguay, que utilizó al Bank of America como intermediario.

En las restantes tres transferencias, en tanto, el dinero llegó en euros y se depositó en la cuenta 8376842 de Sabrimol Trading, también en el Banco Itaú de Uruguay, pero con otra entidad intermediaria: el Deutsche Bank.

Los documentos que obtuvo LA NACION además muestran que en las mismas fechas en que esas cinco sociedades transfirieron millones a Sabrimol Trading también giraron US$ 5,3 millones a RFY Import & Export Ltd. Es decir, la sociedad "pantalla" del cuevero brasileño Leonardo Meirelles, también condenado por su rol en el Lava Jato y un delator premiado, luego, ante la justicia de su país.

Según esos documentos, entre 2011 y 2013, RFY recibió US$ 3,1 millones de Klienfeld Services Ltd., otros US$ 1,8 millones de Innovation Research Engineering and Development Ltd. y US$ 368.522 de Intercorp Logistic, otra sociedad offshore del operador Olivio Rodrigues, meses antes de que, según Meirelles, ordenara las transferencias a favor del actual jefe de la inteligencia argentina, Gustavo Arribas.

Ante la justicia local, Arribas siempre negó toda irregularidad o delito, como también cualquier vínculo con Odebrecht. Tras dar varias versiones públicas, en Tribunales sostuvo que sólo recibió una transferencia de Meirelles, por US$ 70.495, "como consecuencia de una operación comercial lícita en la que no participaron agentes públicos".

Sin embargo, uno de los mails encriptados del área abocada a los delitos de Odebrecht que recuperó la justicia brasileña -y obtuvo LA NACION, refleja cómo RFY y Sabrimol Trading recibían fondos del mismo origen al mismo tiempo.

Enviado a través del sistema Drousys de encriptación, el mail lo envió "Tumaine", el nombre en clave de Ángela Palmeira, una de las empleadas de Odebrecht dedicada a tiempo completo a ejecutar los pagos delictuales, hoy convertida en "delatora premiada" en Brasil. El 4 de febrero de 2013, le informó a "Gigo" -el apodo de Olivio Rodrigues- sobre ocho transferencias de dinero. Dos de ellas, cursadas el 1° de ese mes, fueron para Sabrimol, del "Corcho" Rodríguez, por US$ 400.253, y otros US$ 295.400 fueron para RFY, de Meirelles.

Tanto las sociedades offshore de Olivio Rodrigues como RFY, de Meirelles, registraron el mismo final. Identificadas por los investigadores brasileños que impulsan el Lava Jato, el juez Sergio Moro las desactivó. Y condenó a Rodrigues y a Meirelles por sus respectivos roles en el entramado de lavado, evasión y pago de "propinas".(LaNación)

 

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

 

Acceder

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…