Dario Lizzano y Mauricio Macri en la inauguración del parque eólico de Rawson. Foto:La90lagopueblo.com  lunes 29 de enero de 2018

 

La investigación de PERFIL que hace tres semanas reveló cómo el Grupo Macri compró y vendió sin licitación seis parques eólicos, en una maniobra que le permitió ganar una diferencia de al menos 15 millones de dólares, originó esta semana una presentación ante la Oficina Anticorrupción (OA). 

El escrito fue presentado por el legislador porteño Sergio Abrevaya, del GEN, quien pidió que se abriera un sumario administrativo y se investigara “el conflicto de intereses y la actuación del ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, así como a funcionarios de su cartera, y del Banco Nación, por haber permitido la cesión de las licitaciones de los parques eólicos a empresas que podrían pertenecer al Grupo Macri, que a su vez vendió las adjudicaciones a empresas chinas”.

El legislador pidió que se investigara la posibilidad de estar “frente a un conflicto de intereses e incumplimiento de la Ley de Etica Pública, en tanto las decisiones, aprobaciones de compraventa fuera de las licitaciones descriptas, podrían haber favorecido a empresas citadas y a sus propietarios, de posible cercanía a integrantes del Gobierno Nacional”.

A comienzos de este mes, tras la difusión de la nota que daba cuenta de las maniobras, se radicó también una denuncia penal, hecha por legisladores del Frente para la Victoria, que recayó en el juzgado federal a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi.

Sin pasar por licitaciones públicas, la empresa Sideco Americana creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador, y así adquirieron seis parques eólicos en Chubut y Miramar. Las licitaciones fueron ganadas por la española Isolux, que luego las vendió a estas compañías en dos tandas. Por la primera parte del paquete, las empresas pagaron US$ 25 millones y durante el siguiente año revendieron esos parques a una empresa del Grupo Macro (Genneia) y a una compañía china (Goldwind). Con sólo uno de los parques hicieron una ganancia de alrededor de US$ 15 millones.

La idea del Grupo era tener más tiempo los parques en su poder, pero el escándalo del Correo Argentino, ocurrido en febrero pasado, los obligó a desprenderse de ellos.

Aunque no hay ningún nombre de las empresas de los Macri o de sus socios en los documentos públicos, el contador informó que un 10% o 12% de este conglomerado es de Sideco Americana. Las sociedades también están integradas por Socma –Sociedades Macri–, en un porcentaje más pequeño.

En su presentación, el legislador sostuvo que de las maniobras descriptas “podría evidenciarse la posibilidad de que funcionarios nacionales pudieron llevar a cabo actos que buscaron de manera ilegal beneficiar a empresas vinculadas con el grupo económico de la familia presidencial”. 

Y que, en ese sentido, esos funcionarios “pudieron haber aprobado las transacciones de compraventa de las licitaciones ganadas por Isolux, a empresas que podrían estar ligadas al grupo económico de la familia presidencial, luego aprobado la venta de estas a terceros, y en el ínterin haber otorgado nuevas licitaciones a Isolux, que se estaba desvinculando, desinvirtiendo, anunciándolo públicamente, y era la misma que pedía aprobación de la venta de los demás parques de previa licitación”.(Perfil)

Dario Lizzano en la inauguración del parque eólico de Rawson a la que fue Macri. Foto:Presidencia de la Nación sábado 20 de enero de 2018

 

Quién está detrás de los últimos negocios que llevaron adelante el Grupo Macri y la familia del íntimo amigo del presidente.

Tras el polémico negocio que develó PERFIL por la venta de parques eólicos del Grupo Macri a empresas privadas, ahora se suma el nombre del empresario de la construcción e íntimo amigo del Presidente, Nicolás Caputo, quien se desprendió de su empresa familiar y se la dejó a una importante firma de Real State, cuya parte de su composición accionaria es, en paralelo, dueña mayoritaria de la misma adquisidora de los parques eólicos por los que la familia presidencial ganó más de 48 millones de dólares.

Se trata de la desarrolladora inmobiliaria TGLT, que se dedica a construcción de complejos premium, que este viernes adquirió por 109 millones de dólares el 82,32% de Caputo SAICF, la histórica constructora de la familia Caputo, que ya se desprendió del 20% de los títulos de la compañía fundada por su abuelo. En su composición accionaria, TGLT, pertenece en un 13,6% a PointState Argentum, uno de los fondos de inversión que más invirtió en la Argentina desde la asunción de Mauricio Macri. Lo curioso es que su vicepresidente, Darío Lizzano es, al mismo tiempo, vicepresidente de Genneia y director de PointState Argentum.

Entramado accionario. PointState es dueña mayoritaria -con el 44% de las acciones- de la empresa energética Genneia, que en mayo de 2017 adquirió por 40 millones de dólares el parque Loma Blanca IV a Sideli SA, del Grupo Macri, que había comprado junto a su otra empresa Sidsel SA por sólo 25 millones de dólares a Isolux los parques Loma Blanca I, Loma Blanca II, Loma Blanca III y Loma Blanca IV.

"El 44 por ciento de Genneia pertenece a PointState Argentum; el 25% a Fintech Energy LLC; otro 25% distribuido entre Jorge Brito (el banquero del Grupo Macro), Jorge Pablo Brito y Ezequiel Carballo, y el resto a LAIG Investments, a través de su vehículo Prado Largo", dice la propia página web de Genneia.

Desde TGLT aseguraron a PERFIL que no planean desembarcar en el sector energético, aunque sí en la obra pública con el asesoramiento de Caputo. "TGLT está comprando Caputo. No tiene nada que ver con otras empresas que accionistas de TGLT puedan tener. PointState tiene el 13,6 % de TGLT, es un accionista más. El principal accionista es Federico Weill, presidente con el 19%. TGLT compró el 82% de Caputo y vamos a potenciar y seguir los negocios de Caputo actuales y Caputo va a desarrollar los negocios nuestros de construcción. PointState es accionista nuestro y minoritario. TGLT tiene su estrategia pero no hay que mezclar lo que un accionista particular pueda estar haciendo TGLT".

A pesar de que desde la empresa relativizan la injerencia del fondo en las decisiones,la participación de Lizzano en todas las sociedades es, por lo menos, llamativa. PointState Argentum proviene originalmente de PointState Capital, Estados Unidos, que comenzó a invertir en la economía argentina desde la llegada de Cambiemos al poder. Incluso, el presidente Macri se reunió en Nueva York con Lizzano y con Zach Schreiber -creador del fondo en 2010- en el hotel The Mark, en su gira de diciembre de 2017 y el empresario hasta llegó a presenciar en primera fila la inauguración del parque eólico en Rawson.

Perfil. Lizzano es un asesor financiero que comenzó su carrera en el sector privado a principios de los '90. En su ascendente camino laboral alcanzó a ser manager director del JP Morgan y, previamente, tuvo un paso por el área de inversiones de la sede neoyorkina del Banco Santander.  

A partir de 2014, el actual vicepresidente de Genneia y TGLT se propuso invertir en su país natal, junto con las firmas a las que representa. "Mientras todos decían que invertir en Argentina era demasiado riesgoso, nosotros fuimos de los pocos que nos animamos. Ahora los rendimientos ya no son los mismos, pero igual vemos muchas oportunidades en la economía real", indicó en la bolsa de Nueva York en noviembre pasado. 

 

PointState Capital, el millonario inversor argentino de la era Cambiemos

El fondo comenzó comprando bonos, en medio del default y cuando todavía no se sabía cómo se daría el cambio de gobierno. Pero luego adquirió participación en empresas cotizantes y más tarde en otras que por ahora no tienen oferta pública.

En la actualidad, PointState Capital maneja inversiones por USD 3.600 millones en el país y sus directores le anunciaron a Macri que están armando un fondo específico para invertir en obras de infraestructura, a través de los programas de Participación Público Privado (PPP).

En su portafolio, PointState posee 167 participaciones en acciones que cotizan en distintos mercados del mundo. Sobresalen compañías norteamericanas y muchas de tecnología. Pero llama la atención que también en ese listado hay seis empresas argentinas. Una de ellas, Pampa Energía, está entre las "top 10" seleccionadas, con una inversión valuada en USD 335 millones, equivalente a cerca del 7% de la empresa que preside Marcelo Mindlin.

Pero además tiene USD 205 millones en Banco Macro, U$S 78 millones en TGS, USD 60 millones en Banco Supervielle, y USD 18 millones en YPF. En todos los casos las cifras corresponden al 30 de junio, por lo que se trata de montos que en promedio aumentaron un 20% adicional en dólares. Recientemente también comenzó a comprar papeles de Mercado Libre, aunque por montos menores.

Además, este fondo había creado otra unidad de negocios, Poinstate Argentum, que comenzó a invertir en otras compañías argentinas más allá de las mencionadas, que cotizan en Wall Street. Este nuevo fondo realizó inversiones relevantes a partir de 2015.(Perfil)

 Las inversiones en energías renovables fueron desde el comienzo una de las apuestas fuertes. Foto:Cedoc miércoles 10 de enero de 2018

 

Margarita Stolbizer repudió en Twitter los negocios de la familia Macri y manifestó la necesidad de oficinas anticorrupción independientes.

Margarita Stolbizer, la aliada de Sergio Massa, se refirió en su cuenta de Twitter a las ganancias y negocios de la familia de Mauricio Macri por los parques eólicos. La representante del GEN manifestó que “son preparados y con buenos modales” pero agregó que “no existen oficinas anticorrupción independientes y los negocios siguen”.

Stolbizer pidió por la finalización de los negocios familiares con el Estado. Esto lo hizo a raíz de la investigación de Emilia Delfino que develó las maniobras de dos empresas del Grupo Macri para ganar más de 48 millones de dólares con la venta de seis parques eólicos. La compañía Sideco Americana del Grupo Macri creó con otros socios cuatro empresas para adquirir seis parques eólicos de Chubut y Miramar. Estos los revendieron obteniendo por lo menos US$ 15 millones.

Inicialmente el plan de Sideco Americana y sus socios era comprar para luego años más tarde revender. Pero el panorama se complicó en febrero de 2017 con el escándalo del Correo Argentino que puso en la mira a la familia del Presidente  y Sideco Americana y Socma se vieron obligadas a vender los parques que lejos de un plan de renovación de energía buscaba aumentar los beneficios de los implicados. La venta se concretó en mayo de 2017, tan solo 7 meses después de su adquisición.

Una de las grandes apuestas del gobierno de Mauricio Macri fue la inversión en energía renovable y también de su familia, que intentó ingresar al negocio. El programa Renovar busca que se genere a través de los parques eólicos y energía solar energía eléctrica. Si el escándalo del Correo Argentino no hubiera obligado a la venta de los parques estos habrían dado una rentabilidad del 10 % anual en dólares, en promedio, durante 20 años con rápida recuperación de la inversión y grandes ganancias.(Perfil)

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…