Economía

El presidente del Banco Central dijo que "cuando hicimos allanamientos encontramos que hay narcotraficantes y traficante de armas, es imposible saber lo que está dispuesto a pagar el delito".

 

El presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, afirmó que "el blue es un mercado delictivo" y las relacionó con vendedores de drogas y traficante de armas.

En declaraciones a radio 10, el titular del BCRA se refirió a las medidas anunciadas por la autoridad monetaria referidas a la comercialización de divisas, entre ellas la percepción del 35% a cuenta del pago de Ganancias y Bienes Personales a la compra de dólar ahorro.

Consultado sobre la cotización que podría alcanzar el dólar blue a partir de la implementación de estas medidas, Pesce afirmó que "el blue es un mercado delictivo". y lo asemejó con la venta de autos en un desarmadero. "Es la misma situación", señaló.

"Cuando hicimos allanamientos en las cuevas, que está muy bien llamarlas así, encontramos que hay narcotraficantes, traficante de armas, es imposible saber lo que está dispuesto a pagar el delito", agregó.

"La gente que hace eso que lo asuma, porque puede estar comprando o vendiendo dólares a alguien que cometió un delito", concluyó.

Sobre las medidas, Pesce afirmó que "van en el sentido de transparentar los mercados", y dijo que "estamos teniendo compras muy fuertes de dolar ahorro".

No obstante, aclaró que "tenemos la percepción de que todo el mundo compra dólares y no es así, no llegan a los seis millones y los que compran de forma persistente son dos millones".

"La mayoría de los argentinos no compra dólares", enfatizó el titular del Banco Central.(ambito.com)

 

© Proporcionado por Clarín Telam 17/02/2020

Buenos AireS: La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, anunció hoy en conferencia de prensa en Casa de Gobierno, reintegros del 15% del IVA a jubilados por compras abonadas con tarjeta de débito de la cuenta donde se le asigna su jubilación, que tendrán un tope mensual de $ 700 por beneficiario, y de $ 1.400 por hogar. Foto: Presidencia/telam/cf

 

El Gobierno trabaja en una reforma tributaria que planea enviar al Congreso de manera conjunta con el proyecto de Presupuesto 2021. Con la intención de hacer más progresivo el esquema, evalúa dos cambios clave en el impuesto a las Ganancias: aumentar la alícuota que pagan las personas físicas en la escala más alta, y llevarla del 35% al 41%, y eliminar algunos incentivos que poseen hoy las empresas que reinvierten, según publica hoy Clarín.

El equipo económico trabaja en definir estos aspectos, proyecto que aún falta que obtengan el visto bueno desde el punto de vista político. Pero se da en momentos en el que el Gobierno necesita mostrar prudencia fiscal e ir hacia un esquema de equilibrar las cuentas públicas, tanto por convicción como por el acuerdo que empieza a negociar con el Fondo Monetario Internacional.

El impuesto a las ganancias, tanto el que pagan las personas como las empresas, es una de las principales fuente de ingresos para el Estado: con un 22% del total de la recaudación tributaria, implica casi un cuarto de los ingresos. Y también fue motivo de intentos de cambios tributarios en los últimos años: desde Axel Kicillof hasta Alfonso Prat-Gay, cuando pasaron por el Palacio de Hacienda, intentaron modificarlo ampliando el rango de la base imponible.

Pero para los analistas, dada la elevada presión tributaria, no ven margen a que se puedan implementar cambios en el esquema que incremente lo que pagan los contribuyentes, al menos que se haga una reforma integral.

Nadin Argañaraz, economista del Iaraf (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), el resultado final dependerá de si el incremento en la alícuota hasta el 41% que se haría a ciertos sectores se termina dando con una reducción a lo que pagan los ingresos medios.

Además señaló que también habrá que evaluar en dónde se hace el corte, es decir, arriba de qué salarios lo terminan afrontando esa alícuota. “Todo esto termina definiendo en si se hace más progresivo el impuesto o no, y también cuánto se termina recaudando”, razonó.

Mencionó que en los últimos años Ganancias a las personas perdió progresividad. “Cuando se observa la escala de Chile, es claro que a mayores ingresos, más aporte impositivo”, dijo.

Es por eso que aseguró que “si se piensa una reforma, no puede hacerse desde punto de vista parcial; hay que pensarla de manera integral, entre Nación, provincias y municipios”.

Para César Litvin, CEO de Lisicki, Litvin & Asociados, “hoy no hay tolerancia a nuevos aumentos de impuestos, menos en situación de post pandemia donde se requiere darle masa muscular a la economía”.

Según relató, gran parte de los países, en plena pandemia, están reduciendo sus impuestos para darle oxígeno a las empresas que fueron afectadas por la pandemia. “Vamos en una orientación diferente. Y además cuando el sacrificio que se está pidiendo al sector privado no es acompañado por sacrifico del sector público”, añadió.

Consultado por los países en donde las alícuotas en ganancias a las personas son mayores al 35% que existe hoy en la Argentina, respondió: “Si bien hay algunos que tienen alícuotas que llegan al 50%, no existe la presión tributaria que hay en la Argentina; no tienen IVA tan altos o impuestos al consumo, por ejemplo”.

Remarcó que la Argentina tiene altísima presión fiscal teniendo en cuenta dos factores. Por un lado, que existe cerca de 50% de informalidad en el país, por lo que la carga efectiva es mayor.

“Además, si consideramos que la inflación es un impuesto, y la inflación alta es importante, aumenta aún más la presión fiscal. Existiendo una tan pesada carga fiscal, no me parece oportuno, más allá de que se necesiten ingresos”, agregó.

Bajo una concepción progresista del esquema tributario, en el que los que tienen mayores ingresos deberían pagar más impuestos, economistas especialistas en el tema evalúan que Ganancias recauda poco respecto a lo que podría precisamente por que la economía argentina tiene mucha informalidad, elusión y evasión.

Con un esquema móvil, el mínimo no imponible por debajo del cual las personas no pagan Ganancias se va actualizando: desde enero, lo deben afrontar trabajadores solteros cuyo salario neto mensual supera de los $ 55.261. En el caso de los casadosel umbral de pago es de $ 64.145 y para casados con dos hijos se eleva a $ 73.104.

Con respecto a la “pata empresaria” que evalúa modificar el Gobierno, Litvin explicó que hoy las firmas pagan el 30% de Ganancias, siempre y cuando reinvierta y no distribuyan dividendos. Pero si lo hacen, se suma un 7% sobre los dividendos. Es así que interpreta que lo que lo que intentarán hacer es llevar la alícuota general a un nivel en torno a 35%.(clarin.com)

 

El nuevo plan para refinanciar deudas de tarjetas de crédito vencidas en septiembre tendrá una tasa del 40%, tres puntos porcentuales más baja que en el plan de abril.

El Banco Central repetirá el mecanismo que ya había utilizado en abril, en el comienzo de la pandemia.

 

Las deudas de tarjeta que venzan en septiembre se pagarán en 9 cuotas, con 3 meses de gracia, a una tasa del 40% más IVA. Para no recibir la refinanciación, hay que pagar la totalidad del resumen. 

Los resúmenes de tarjetas de crédito que venzan en septiembre serán refinanciados en forma automática a menos que sean cancelados en su totalidad, según dispuso hoy el directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA). La refinanciación será a una tasa nominal anual del 40%, en 9 cuotas con 3 meses de gracia, por lo que la primera cuota se pagaría en enero.

¿Qué significa que este plan de financiamiento sea automático? Que no será necesario solicitarlo al banco o a la emisora de la tarjeta de crédito. Aquellos resúmenes en los que no se cancele el pago total ingresarán a la refinanciación aunque el cliente nunca lo haya pedido. Esto se aplica también a quienes hagan el pago mínimo u otro pago parcial. Por ejemplo, si el resumen de la tarjeta de crédito de septiembre tiene un pago total de $100 y el cliente paga $80, los $20 restantes ingresarán a la refinanciación en forma automática en las condiciones antes descriptas.

 

No obstante, el BCRA destacó que en el caso de haber ejecutado algún pago (por ejemplo, un débito automático), existe un plazo de 30 días para pedir al banco la reversión de la operación.

Según informó el BCRA, las cuotas solamente pueden devengar el interés compensatorio de 40% anual más IVA y ningún otro recargo. Las personas podrán cancelar anticipadamente total o parcialmente, en cualquier momento y sin costo, excepto el interés compensatorio devengado hasta el momento del pago.

Si el resumen de la tarjeta de crédito que vence entre el 1 y el 30 de septiembre tiene un pago total de $100 y el cliente paga $80, los $20 restantes ingresarán a la refinanciación en forma automática, aunque el cliente no lo haya pedido

El Banco Central ya había utilizado esta herramienta de financiamiento para quienes tienen tarjeta de crédito en abril, dando los meses de mayo, junio y julio como período de gracia y con la primera cuota a pagar en agosto. Y allí llegaron las sorpresas en los resúmenes, tal como publicó Infobae la semana pasada.

Si bien el BCRA había prometido que la cuota sería de $147 cada $1.000 de deuda refinanciada, en muchos casos los montos fueron muy superiores, a tal punto que el propio BCRA debió salir a realizar una investigación de oficio para detectar abusos.

Los usuarios que hayan recibido cuotas superiores a las dispuestas por la normativa deben presentar el reclamo correspondiente ante el banco por la vía que éste lo permita. Si la respuesta del banco no fuese satisfactoria, pueden denunciarlo a través de la web del BCRA, http://www.bcra.gov.ar/BCRAyVos/reportes.asp.

El trámite para este reclamo en la web del Central requiere que ya hayan transcurrido 10 días hábiles desde la presentación del mismo ante el banco involucrado. En el formulario online, es necesario además incluir el número de reclamo proporcionado por el banco.

A partir del resumen de enero llegará la primera cuota de este plan, con el agregado de que la totalidad de su importe estará incluido en el pago mínimo, por lo que la deuda no podrá ser refinanciada nuevamente

En el plan lanzado en abril y que comenzó a pagarse en agosto, la tasa fue del 43%. Ahora, será del 40%; además, no se incluyó en el anuncio la aplicación del IVA en los intereses, lo que ahora sí fue advertido.

El plan lanzado hoy por el Banco Central tendrá efectos sobre todos los resúmenes con vencimiento entre el 1° y el 30 de septiembre. El trimestre de gracia, en el que no habrá pagos pero sí se generarán intereses, será en octubre, noviembre y diciembre. Y a partir del resumen de enero, llegará la primera cuota, con el agregado de que la totalidad de su importe estará incluido en el pago mínimo, por lo que la deuda no podrá ser refinanciada nuevamente.

Asimismo, la medida anunciada no incluirá las tarjetas de crédito no bancarias, emitidas por empresas comerciales, como las cadenas de supermercados.(infobae.com)

 

El dólar blue se mantiene como el tipo de cambio más caro entre los distintos segmentos. (EFE)

La divisa informal subió dos pesos e interrumpió la quietud exhibida desde el viernes pasado. El Banco Central ya sacrificó unos USD 600 millones en agosto para mantener estable al dólar oficial.

 

Aunque sigue lejos del récord de $140 del pasado 24 de julio, el dólar blue volvió a avanzar dos pesos, $134 para la venta, después de un fin de semana largo en el que estuvo presente el debate sobre la necesidad de nuevas restricciones ante la pérdida de reservas por la demanda de dólar para atesoramiento.

Así, el billete informal amplió la brecha cambiaria a 82,4% frente a un dólar que en el mercado interbancario se apreció ocho centavos, a $73,48 para la venta. El dólar mayorista asciende 22,7% en 2020, unos seis puntos más que la inflación, que acumuló un 15,8% en los primeros siete meses del año.

En tanto, el dólar al público estuvo ofrecido a $101,05 en el promedio de venta electrónica de bancos y casas de cambio, con el recargo del 30% del impuesto “solidario” incluido.

El monto operado en el segmento de contado (spot) sumó unos USD 155,9 millones, un volumen pobre para una rueda en la que el BCRA habría concluido con saldo neutro, según estimaciones privadas.

 

“En otra rueda de muy bajo volumen de negocios, la divisa estadounidense operó equilibrada pero siempre dentro del límite establecido por el BCRA en su banda de flotación”, señaló Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

“A nivel cambiario, el BCRA extiende la validación de un constante y gradual deslizamiento mayorista”, sintetizó el economista Gustavo Ber, al mismo tiempo que “los dólares financieros responden con mayor calma, tras llegar a testar los $130, a la espera de señales económicas que permitan anticipar cómo finalmente se administrarán las renovadas presiones sobre las reservas”.

infobae-image

En este aspecto, destaca la dinámica de compra que adquirió el dólar “solidario”, que fue demandado entre enero y marzo por unos 500.000 ahorristas, pero en el último mes alcanzó una demanda cercana de los cuatro millones de individuos por el circuito minorista formal.

En doce ruedas operativas de agosto, el Banco Central mantiene un saldo neto negativo del orden de los USD 600 millones por sus intervenciones en el segmento mayorista.

“Tras el anuncio mismo del canje de deuda continuó el drenaje de reservas del BCRA, cuyo monto líquido ya estaría en el limitado entorno de los 6.000 millones de dólares”, comentó Roberto Drimer, titular de la consultora VatNet.

 

Las reservas internacionales crecieron este martes unos USD 37 millones y finalizaron en 43.161 millones de dólares.

Si bien las reservas brutas se ubican en niveles por encima de los USD 43.000 millones desde fines de octubre pasado, las reservas netas o líquidas, al excluir el swap chino, los encajes de depósitos en dólares, préstamos del BIS, derechos especiales de giro del FMI y reservas de oro, arrojan un número cercano a 4.500 millone de dólares.

“El salto del dólar del año pasado, que abarató el costo argentino para exportar, y la recesión, que frenó las importaciones, hicieron su aporte. El Gobierno sabe que una vez que la economía comience a crecer, demandará más importaciones y, por ende, más dólares”, indicó ABC Mercado de Cambios.

En su Informe de Política Monetaria correspondiente a agosto, el Banco Central señaló que espera que “el proceso de desinflación se consolide”, aunque anticipa que la inflación mensual “será levemente superior” a la del segundo trimestre de 2020, debido a un reacomodamiento de precios relativos. La entidad considera que “la acotada volatilidad cambiaria” fue “determinante en reducir la inflación”.(infobae.com)

 

El Indec difundió el costo de vida del mes pasado, que se vio impulsado por los aumentos en Precios Máximos y Precios Cuidados. Aunque en la Casa Rosada aseguran que hay una desaceleración, las estimaciones privadas señalan que este año el aumento del costo de vida alcanzará el 44%

 

El aumento de la inflación fue del 1,9 por ciento en julio, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Con este resultado, el índice de Precios al Consumidor (IPC) acumula una suba en los primeros siete meses del año de 15,8% por ciento y del 42,4% en los últimos 12 meses.

Según el informe del Indec, la categoría Equipamiento y mantenimiento del hogar fue la división con la mayor alza mensual (3,9%) durante julio, escoltada por Recreación y cultura (3,3%) y Prendas de vestir y calzado (3,3%), principalmente por subas observadas en equipos electrónicos y electrodomésticos.

En lo que se refiere a las categorías Regulados (0,5%) y Estacionales (0,9%) exhibieron en julio subas inferiores al Nivel general (1,9%). En el primer caso, debido a la estabilidad de los principales rubros que integran dicha categoría (principalmente tarifas de servicios públicos, planes de telefonía celular y servicios educativos) mientras que en el segundo caso incidió la baja observada en verduras, tubérculos y legumbres.

 

Alimentos y bebidas no alcohólicas registró una suba de 1,3% en julio, donde los aumentos que se observaron en infusiones, frutas, carnes y derivados, y pescados y mariscos fueron parcialmente compensados por la retracción en verduras, tubérculos y legumbres. En tanto, las divisiones Educación (0,1%) y Comunicación (0,7%) fueron las de menor aumento en julio.

 

Alimentos y bebidas no alcohólicas registró una suba de 1,3% en julio

Alimentos y bebidas no alcohólicas registró una suba de 1,3% en julio

La medición del Indec terminó siendo por debajo de las estimaciones del sector privado que señalaban un indicador en promedio al 2,2% y en línea con lo que había declarado hace 24 horas la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, quienes señalaron que aunque no hay una estimación para el 2020 el seguimiento que realiza el Gobierno “muestra una marcada desaceleración de la inflación”.

Respecto a la opinión de los analistas locales que suelen estar publicadas en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central. En ese documento que se publicó el viernes pasado, los analistas privados habían estimado la inflación llegaría al 2,2% en julio, en donde las mayores subas se dieron en los rubros “Alimentos y Bebidas”, “Indumentaria” y “Equipamiento para el hogar”, en base a las proyecciones formuladas por consultoras.

Las estimaciones se sustentaron en que a mediados de julio, el Gobierno autorizó aumentos en determinados productos que conforman los programas de Precios Máximos, de entre 2 y 4,5%, y en Precios Cuidados, de entre 4 y 6 por ciento.

El ex Subsecretario de Programación Macroeconómica del Ministerio de Hacienda durante la administración de Cambiemos y actual socio de la consultora Seido, Luciano Cohan, señaló que “a nosotros -su consultora- teníamos 2% para julio” y advierte sobre el impacto que observa de cambio de tendencia ya que esa baja respecto al 2.2% de mayo “se explica por la primera quince de julio. Desde mitad de mes pasado se dio vuelta fuerte y se va a ver en el indice de agosto”.

(NA)

(NA)

Matías Carugati, de la misma consultora, hizo referencia al indicador de este mes señalando que podría haber una “aceleración inflacionaria. Nuestro monitoreo muestra que la inflación semanal estaba por arriba del 1% en la primera semana del mes, pero los datos (parciales) de esta segunda semana reflejan una desaceleración. De todas formas, la inflación mensual en agosto bien podría acercarse (o superar) el 3% incluso si la inflación semanal baja considerablemente, debido al elevado arrastre estadístico del mes pasado (1.4%)”.

Según los resultados de un relevamiento del Instituto de Estadística de los Trabajadores (IET), en julio la inflación fue del 2,4%, en sintonía los números de junio, aunque por encima de los de mayo y abril.

DYN19, BUENOS AIRES 07/06/04, UNA FAMILA TIPO NECESITO REUNIR CASI 329,58 PESOS PARA SATISFACER SUS NECESIDADES ALIMENTICIAS DURANTE MAYO, LO QUE IMPLICA UN AUMENTO DE 0,1 POR CIENTO FRENTE A ABRIL.
FOTO: DYN/L. THIEBERGER/ARCHIVO.

DYN19, BUENOS AIRES 07/06/04, UNA FAMILA TIPO NECESITO REUNIR CASI 329,58 PESOS PARA SATISFACER SUS NECESIDADES ALIMENTICIAS DURANTE MAYO, LO QUE IMPLICA UN AUMENTO DE 0,1 POR CIENTO FRENTE A ABRIL. FOTO: DYN/L. THIEBERGER/ARCHIVO.

Según el Instituto, que funciona dentro de la órbita de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), el avance de los precios en julio estuvo determinado, entre otras razones, por la revisión del esquema de Precios Máximos vigente desde el 20 de marzo, y que había permitido una fuerte desaceleración de los precios de los alimentos en los últimos meses.

“Con ajustes superiores al 3% en buena parte de la canasta alimentaria, el promedio mensual terminó siendo del 2,5%, aunque habrá un arrastre importante en agosto”, explica el informe del IET.

A lo que se sumó que los precios de los bienes con alto contenido importado, como electrónica de consumo y electrodomésticos, también siguieron impulsando la inflación, posiblemente producto de que parte de estos, en dichos segmentos, se encuentran fijados al dólar paralelo, sostuvo la UMET.(infobae.com)

 

Loretta Preska.

Una vez hecho el registro se abrirá el cuaderno de recepción de aceptaciones y comenzará la cuenta regresiva para alcanzar el mínimo estipulado.

 

En horas Argentina presentará ante la Security and Exchange Commission (SEC) la oferta oficial y definitiva de canje de deuda de títulos públicos emitidos bajo legislación internacional. Y en 48 horas reglamentarias después se abrirá el cuaderno de recepción de aceptaciones, y comenzará la cuenta regresiva para que Martín Guzmán logre alcanzar el mínimo de adhesiones de 75% promedio; divididos en 75% para los bonos lanzados desde el 2016 y 85% para la deuda derivada de los canjes 2005 y 2010.

Para esto esperará el palacio de Hacienda que los que más rápidamente se acerquen a los despacho de la SEC, sean los fondos de inversión de los tres grupos que representan a los acreedores. Será un triunfo cuando casas de inversiones como Ashmore y Autonomy anoten su aceptación, dado que son los fondos más duros de toda la negociación. Obviamente también será un momento para la satisfacción personal de Guzmán, cuando el que adhiera sea BlackRock. Será importante además la noticia de la afirmación de Monarch, uno de los fondos con más deuda emitida en 2005 y 2010. Mientras, en paralelo, Hacienda desarrollará una estrategia particular para legar con su mensaje de canje a la mayor cantidad de tenedores particulares posibles, distribuidos alrededor del mundo. Tal como adelantó este diario, para que este proceso sea exitoso se necesitará la acción directa del Bank of América y el HSBC, contratados por el país para que la colocación de los nuevos bonos sea eficiente. Y, de paso, para que contacten a los bancos colegas de Wall Street para interesar a sus clientes poseedores de deuda argentina.

Todo este proceso se anticipa exitoso, luego del acuerdo alcanzado hace 10 días entre las partes, y después de discutir durante 8 duras jornadas sobre los alcances de los términos legales de los contratos de reestructuración que serán enviados a SEC. Sin embargo, Argentina ya fue alertada por los abogados que intervienen en la negociación sobre la aparición de un nuevo peligro que podría complicar el proceso: los “retailers”, una versión Wall Street de los locales “caranchos financieros”. Se trata de abogados especializados en litigar en los tribunales de Manhattan, también el del segundo Distrito Sur manejado por Loretta Preska, y que están a la búsqueda de casos particulares de inversores en acciones, deuda privada y pública, para demandar por posibles daños al patrimonio; alegando grises en artículos de las normas que aplica la propia SEC, con resultados inciertos. Se sabe que los “retailers” ya actúan contra el proceso de reestructuración de deuda que está protagonizando Ecuador; aludiendo que los inversores particulares no fueron citados a negociar y a discutir sus posiciones, y que en la negociación cerrada a fines de julio sólo hubo abogados representantes de los fondos de inversión. En estas presentaciones, se alude a que el diseño de los bonos fue acordado a la medida de estos fondos, y que no le conviene a las finanzas de los particulares. Por ahora no habría problemas con el proceso ecuatoriano.

Proceso despejado

El jueves de la semana pasada el proceso que encaró el presidente Lenin Moreno quedó legalmente despejado, al decidir la jueza Valerie Caproni rechazar cualquier presentación que cuestione la apertura y desarrollo del proceso de reestructuración. La magistrada del Segundo Distrito Sur de Nueva York (una ex-FBI hoy colega de nivel de Loretta Preska), le negó a los fondos de inversión Contrarian Capital Management LLC y GMO la presentación del 29 de julio de una demanda de acción colectiva para detener el proceso del país latinoamericano, aduciendo que la quita era inaceptable.

Contrarian y GMO aseguraban que se trataba de un canje “compulsivo” a partir de las amenazas de las CAC, y reclamaban acciones directas de la justicia norteamericana para frenar el proceso primero, y, suspenderlo después de haberse llegado un arreglo. Caproni dictaminó que “nadie está siendo obligado a aceptar la oferta pública”, dando por cerrada la alternativa de abrir una causa.

El fallo de Caproni, sin embargo, se basa en que no se suspendería el proceso de canje ecuatoriano; pero no trata de la cuestión de fondo sobre la legalidad final del proceso de aplicación de las cláusulas de acción colectiva (CAC). Tampoco atendió aún los reclamos de los “retailers” (minoristas) sobre la falta de información y participación en las negociaciones; todas cuestiones que quedarán para cuando el proceso termine.

El caso ecuatoriano refiere indirectamente también al canje argentino, ya que se trataría de dos causas que se manejarían en paralelo, siempre que haya apertura de los tribunales para los reclamantes. Mientras tanto el peligro es que los “retailers” contacten a los bonistas particulares con deuda en los bancos internacionales (y algún pequeño fondo de inversión irreductible que siempre aparece), para convencerlos para que no entren en el llamado y se mantengan en la categoría de holdouts.

Luego se armaría una causa judicial para presentar ante Preska, la que la jueza debería resolver cuando el proceso termine y los nuevos bonos ya estén emitidos. La presión sobre la jueza dependerá de la cantidad de particulares con bonos argentinos que consigan convencer los “retailers”. Judicialmente no hay antecedentes sobre los que los abogados de ambas partes puedan descansar para su éxito en eventuales demandas, ya que no hay causas ni abiertas ni cerradas sobre reestructuraciones de deudas y holdouts que hayan sido resueltas después de los cambios institucionales del 2014.

Habrá entonces una carrera entre el gobierno de Alberto Fernández y el Bank of America y el HSBC por un lado, y los abogados “retailers” por el otro.(ambito.com)

 

Alberto Fernández y Francisco cuando se encontraron en el Vaticano

El Presidente utilizará ante el Fondo la estrategia que aplicó con los acreedores privados, pero ya asumió que su posición en el BID y el resultado en las próximas elecciones de Estados Unidos pueden influir al momento de las conversaciones formales con Kristalina Georgieva y su staff técnico

 

En la soledad de la quinta de Olivos, Alberto Fernández y Martín Guzmán no se dan tregua y ya preparan su estrategia para enfrentar la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que exigirá un programa económico sustentable a cambio de reestructurar la deuda externa argentina por 44.000 millones de dólares.

Junto al Presidente y su ministro de Economía se alinearán Francisco y la Unión Europea (UE), mientras que Donald Trump se mantendrá impasible hasta saber si logró la reelección en los próximos comicios del 3 de noviembre. El líder republicano enfrentará ese día al candidato demócrata Joe Biden, que va adelante en todas las encuestas que circulan en Washington.

Si Biden derrota a Trump, Alberto Fernández podrá decir que tiene un Dios aparte.

El Papa posee una relación personal y política con Biden. El candidato demócrata -exvicepresidente de Barack Obama- apoyó a Jorge Bergoglio cuando se negociaba la sucesión de Benedicto XVI y fue backchannel desde Santa Marta a la Casa Blanca durante las negociaciones secretas que terminaron con la Guerra Fría entre Estados Unidos y Cuba.

Obama confió en Francisco por recomendación de Biden, y el Papa puso a disposición la diplomacia vaticana para lograr que Estados Unidos y Cuba se acercaran por primera vez después de la Crisis de los Misiles (1962). Si Biden se transforma en el Presidente de los Estados Unidos, Alberto Fernández tendrá acceso directo a la Casa Blanca y Francisco recuperará una parte de la influencia internacional que perdió a manos de Trump.

El Papa Francisco y Joe Biden, cuando era Vicepresidente de los Estados Unidos, durante un encuentro protocolar en Washington

El Papa Francisco y Joe Biden, cuando era Vicepresidente de los Estados Unidos, durante un encuentro protocolar en Washington

La relación política de Alberto Fernández con Trump es fría y distante. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Presidente de México, cenó con Trump en la Casa Blanca e intentó lograr una comunicación entre ambos mandatarios cuando aún no estaba cerrada la negociación con los acreedores externos.

 

Trump le prometió que sí, y hasta instruyó al secretario de Estado, Mike Pompeo, que preparara la comunicación a través del canciller mexicano Marcelo Ebrard. El canciller de AMLO adelantó la gestión al presidente en Olivos, pero todo quedó en la nada.

Washington congeló a Buenos Aires, y argumenta una razón que tiene peso propio: la elección del futuro titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Trump quiere ocupar ese lugar con su asesor Mauricio Claver, quebrando una tradición geopolítica de 60 años. En cambio, Alberto Fernández considera que el BID debe ser conducido por América Latina -como sucede desde 1959-, y decidió enfrentar al Presidente de los Estados Unidos.

La puja diplomática diplomática entre Trump y Alberto Fernández será un chit chat, si Biden gana las elecciones del 3 de noviembre. Y una crisis de Estado, si Trump retiene el Salón Oval y hace su lista de aliados y enemigos. El Presidente de los Estados Unidos ha demostrado que conoce poco de diplomacia florentina, y siempre actuó pasional contra protagonistas globales que se interpusieron en su agenda de poder.

Trump no tuvo problemas en embestir a Emmanuel Macron (Francia), Ángela Merkel (Alemania y Justin Trudeau (Canadá), y no hay razones para pensar que no haría lo mismo con Alberto Fernández por su posición ante el BID, la crisis en Venezuela y la estrategia de ascenso pacífico de China en América Latina.

 

Claver, candidato de Trump a la Presidencia del BID, es asesor de Seguridad Nacional en la Casa Blanca y fue representante de los Estados Unidos en el FMI cuando se otorgaron 53.000 millones de dólares a la administración de Mauricio Macri. Claver reconoció en una charla por zoom (ver vídeo en esta nota) que los dos créditos Stand-By concedidos a Macri tuvieron la finalidad de facilitar un eventual triunfo electoral ante un candidato presidencial peronista.

Entonces, si la estrategia de la Casa Blanca para bloquear un triunfo justicialista fue apoyar a Macri desde el FMI, Alberto Fernández y Martín Guzmán enfrentarán una compleja negociación con Kristalina Georgieva y su staff técnico si Trump derrota a Biden en los comicios de noviembre.

Al contexto geopolítico que encuadrará la negociación, se debe añadir las condiciones macroeconómicas que exigirá el FMI para postergar los pagos adeudados que vencen en los próximos tres años. Argentina debe al Fondo Monetario Internacional una suma cercana de 44.000 millones de dólares, y esa deuda tiene que se cancelada entre 2021 y 2024.

Así lo arreglaron Macri y Nicolás Dujovne con Christine Lagarde, que dirigía el Fondo bajo las órdenes de Trump y Claver. Ahora, Alberto Fernández puede anteponer su relación personal con Francisco, y la cercanía confesional e ideológica que el Papa tiene con Georgieva, directora gerente del FMI. Pero al momento de la decisión política, será clave el nombre del Presidente de los Estados Unidos.

Guzmán explicó en Olivos que las negociaciones se extenderán hasta marzo de 2021, y ya en esa fecha se sabrá si Trump continúa o Biden es el Presidente 46 de los Estados Unidos. No es un dato menor cuando Guzmán ya comunicó que la negociación será ardua y compleja, al margen de la cercanía que tiene con Francisco, Georgieva y su staff.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, el ministro de Economía de Argentina, Martin Guzman, y el Papa  Francisco en una conferencia en el Vaticano.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, el ministro de Economía de Argentina, Martin Guzman, y el Papa Francisco en una conferencia en el Vaticano.

“Hoy la Argentina no puede, no tiene capacidad de pagarle al FMI en los términos estipulados, de modo que nosotros estamos apuntando también a reprogramar los pagos y no tener que realizar ningún pago de capital al FMI en los próximos tres años, entre 2021 y 2023″, reconoció Guzmán.

En este contexto, Alberto Fernández y su ministro de Economía diseñan un plan de acción que tiene etapas de ejecución en la política doméstica y procesos de negociación oficial y extraoficial que se harán en Washington. Esas etapas, a partir de la información obtenida en Olivos y el Palacio de Hacienda, serían las siguientes:

1. Un equipo liderado por Santiago Cafiero -jefe de Gabinete-, Cecilia Todesca -vicejefe de Gabinete-, Miguel Pesce -titular del Banco Central-, Sergio Chodos -representante argentino en el FMI- y Guzmán preparan un balance del crédito Stand-By otorgado por Trump-Claver-Lagarde a Macri antes de los comicios 2019.

2. Ese balance es clave para explicitar los resultados del último acuerdo bilateral, fijar las necesidades económicas de la Argentina e iniciar las negociaciones para postergar los pagos de capital adeudados al FMI. Se deben 44.000 mil millones de dólares, que vencen entre 2021 y 2024.

3. El team FMI debe diseñar una hoja de ruta con el programa de pagos y las metas que delimitarán los términos de la negociación con Georgieva y su staff técnico. Es su informe de sustentabilidad de la deuda argentina con el Fondo, que indicará cuánto se puede pagar y a partir de qué variables macroeconómicas: deficit público, crecimiento del PIB, tipo de cambio y la balanza comercial, por ejemplo.

4. A la par de la redacción del informe de sustentabilidad de la deuda argentina, Guzmán iniciará una ronda de conversaciones extraoficiales con sus pares G7 para adelantar la futura posición de la Argentina ante el FMI. El G7 está integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

5. Mientras tanto, Alberto Fernández y su ministro de Economía protagonizaran infinitas reuniones secretas en Olivos para ajustar la oferta al FMI, bosquejar una discurso político ante el Gobierno y la oposición, y establecer un cronograma de trabajo que debería concluir a fines de marzo de 2021.

El Presidente ya habló con Georgieva y agradeció el respaldo de Francisco durante la negociación con los bonistas. Ahora toca el turno del FMI. Alberto Fernández asume que la negociación será complicada y no pierde de vista la disputa electoral entre Trump y Biden. En Olivos no descartan que Dios sea argentino.(infobae.com)

 

Desde el Ente Nacional de Comunicaciones indicaron que hay negociaciones para minimizar del aumento.

Las tres mayores operadoras de telefonía móvil lo anunciaron este viernes a sus clientes. El 31 de agosto vencerá el congelamiento acordado con el Gobierno en el marco de la emergencia sanitaria.

 

Desde el Ente Nacional de Comunicaciones indicaron que hay negociaciones para lograr una partición del aumento en dos etapas.

Las tres mayores operadoras de telefonía móvil anunciaron este viernes a sus clientes que los precios de sus planes aumentarán entre el 10% y el 11% en promedio a partir del 31 de agosto, fecha en que vencerá el congelamiento acordado con el Gobierno Nacional en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia.

Desde el Ente Nacional de Comunicaciones indicaron que hay negociaciones para minimizar el impacto e incluso lograr una partición del aumento en dos etapas.

 

Las compañías también indicaron a Télam que mantenían la negociación con el Gobierno, pero que el aumento promedio será inferior a la inflación acumulada, no alcanzará a la totalidad de los usuarios y se mantendrá sin costo el acceso a los contenidos educativos.

 

Ene se sentido, las empresas justificaron la "adecuación" de los precios al consumidor por el aumento de los costos de mantenimiento de infraestructura y servicios de telecomunicaciones y la devaluación del peso en una industria que tiene un alto porcentaje de sus insumos dolarizados.

 

En el caso de Movistar, anunció un aumento del 10% en el "Plan pospago más representativo", mientras que para los prepago indicaron que en octubre "finalizará la bonificación" que habían implementado en noviembre pasado y que a pedido del gobierno extendieron en marzo.

 

Para la banda ancha fija, según indicó la empresa a Télam, el "aumento promedio" será del 9% y señaló que "no alcanzará a casi la mitad de la base de clientes". También en septiembre finalizará la bonificación de $104 otorgada para el bono de telefonía fija.

 

Además, mantendrán sin modificaciones los planes inclusivos y planes reducidos, así como la bonificación por tres meses de la actualización en las cuentas para pymes con servicio de banda ancha cuyo tráfico disminuyó un 70% o más.

 

Por su parte, Claro indicó que los planes más económicos no tendrán aumentos, y que el plan reducido se mantendrá en $250 y el inclusivo en $280.

 

En este caso también el aumento promedio será del 10% y para los planes prepagos se activarán los aumentos que fueron suspendidos en marzo pasado.

 

Personal, en tanto, tiene un aumento promedio del 11% en los servicios móviles (pospago y prepagos) y del 11% en todos sus servicios móviles (prepago, pospago), fijos, TV Paga e internet fija que comenzarán a implementarse

 

Los precios de los servicios "Reducidos" e "Inclusivos" se mantienen sin modificaciones, según esta compañía.(ambito.com)

 

Page 1 of 18

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

9131030
ahora
Visitantes Online
46
9131030

Contacto

CONTACTO

Your message has been sent sucessfully

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Top
No Internet Connection
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…