Aunque hay paridad en el personal del Estado, ni Cristina Kirchner ni Mauricio Macri rompieron el techo de cristal

08 March 2020
(1 Vote)
Author :  

Las mujeres funcionarias se juntaron en el Centro Cultural Kirchner (Foto: José Nicolini)

Es la conclusión de un estudio elaborado en la Jefatura de Gabinete. Unas 200 mujeres que forman parte del gobierno de Alberto Fernández debatieron cómo revertir la situación

 

En la administración pública hay paridad exacta. El personal civil se divide a la mitad: 50% son mujeres y 50% son varones. Sin embargo, a medida que se sube en la escala gubernamental la brecha se amplía y el techo de cristal (la barrera para acceder a las máximas jerarquías) “aparece muy temprano”, advirtió la secretaria de Gestión y Empleo Público, Ana Castellani, frente a 200 mujeres que se juntaron por cuarta vez en esta ocasión bajo la cúpula del CCK. “A nivel superior la brecha es amplia y muy pronunciada”, le explicó luego a Infobae. El “techo” esté en el nivel de las direcciones.

Castellani, autora de un informe presentado en la semana previa al Día de la Mujer, es una de las pocas mujeres del ‘albertismo’ que ocupa una secretaría de Estado. La economista Cecilia Todesca es otra de las que lograron estar en ese rol. Las ministras son cuatro: Marcela Losardo, de Justicia; María Eugenia Bielsa en Hábitat y Vivienda; Sabina Frederic en Seguridad y Elizabeth Gómez Alcorta, a cargo de Mujeres, Género y Diversidades. Con Vilma Ibarra, secretaria de Legal y Técnica, completan un quinteto de máxima confianza de Alberto Fernández que no logra superar el poderío masculino.

La radiografía sin embargo no está completa. El análisis cubre una década, desde la mitad de la primera gestión de Cristina Fernández de Kirchner hasta el fin del mandato de Mauricio Macri. Las mujeres peronistas prometen monitorear el día a día. A 86 días del inicio del nuevo gobierno, aún faltan decenas de designaciones aunque pocos confían en que la balanza se incline a favor del personal femenino.

El documento analiza la evolución de la brecha de género en el acceso a altos cargos de gestión pública a nivel nacional entre 2009 y 2019. Sobre la base integral de empleo público, se comparó el personal civil del sector público nacional aunque no se incluyó a empresas públicas o de mayoría accionaria estatal. Se relevaron las Autoridades Superiores (cargos políticos del gabinete nacional como ministros/as, secretarios/as y subsecretarios/as de Estado); la Alta Dirección Pública (cargos ejecutivos del sector público nacional como directores/as nacionales, generales, simples y coordinadores/as) y el Personal Fuera de Nivel o Extraescalafonario (otros cargos ejecutivos del sector público nacional por fuera del escalafón, como por ejemplo los asesores).

 

“En el único caso donde la tendencia a la disminución de la brecha mejora de manera significativa es en el nivel extraescalafonario o fuera de nivel”, explicó Castellani en referencia a asesores que se asemejan al rango de subsecretarios.

A medida que se asciende en responsabilidades cae la presencia femenina. En la Alta Dirección Pública empieza a abrirse la brecha. Al menos hasta el 10 de diciembre último el 55% fueron hombres y el 45, mujeres mientras que en las autoridades superiores fueron 78% contra el 22%.

 
Parte del gabinete de Cristina Fernández. La única mujer de la imagen es Cecilia Rodríguez
Parte del gabinete de Cristina Fernández. La única mujer de la imagen es Cecilia Rodríguez

Efectivamente en el personal fuera de nivel es donde mayor crecimiento se registró: un 10% en una década. En el 2009 las mujeres eran el 22,8% y en 2014 el 24,8% mientras que en el 2016 subieron al 25,7%; al año siguiente al 27,5% y el año pasado al 33,2%.

En cambio en la Alta Dirección Pública del 2009 al 2010 cayeron de 41,2% al 39,6%. En el 2014 y 2015 fueron el 40% y subieron (poco) año a año: 42,2% (2016); un punto menos en el 2017 (41,4%); 44,1% en el 2018 y 43,6% en 2019.

Finalmente en la Administración Superior las mujeres pasaron de ser el 18,6% en el 2009 al 22% en 2011; 20,2% en 2018 y 21,6% en 2019.

Otro número significativo es el rol de las mujeres en el nivel directores y coordinadores. En las direcciones la ocupación femenina osciló durante la última década entre un 37 y 38%. Sólo hubo paridad exacta para el cargo de coordinación en el año 2009 y luego bajó hasta llegar el año pasado a 46%.

Al tope de la pirámide, Cristina Fernández tuvo más mujeres a nivel ministerial que Mauricio Macri. En 2009 fueron 18% y en su último año de mandato fueron 19% (Alicia Kirchner en Desarrollo Social; Teresa Parodi en Cultura; Cecilia Rodríguez en Seguridad y en Industria, Débora Giorgi). En cambio el presidente de Cambiemos cerró su mandato con el 10%, número que representa a Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, y Carolina Stanley, de Desarrollo Social.

En el rango secretarias de Estado se pasó del 9% en el 2009 al doble en el 2015 (18%) y a casi un cuarto (24%) en el cierre de la gestión macrista en tanto el año que tuvo un pico de mujeres subsecretarias fue el 2015 con el 28%. Porcentualmente siempre hubo más subsecretarias que ministras.

Las primeras y casi obvias conclusiones del análisis indican que existe paridad de género en el personal civil del sector público nacional (quienes no detentan funciones ejecutivas o de conducción); la brecha de género se aprecia en los cargos de alta dirección pública y en las autoridades superiores; se acrecienta a medida que se asciende en la escala jerárquica de los cargos y el “techo de cristal” se manifiesta tempranamente: se advierte, a partir de los cargos de dirección simple, una barrera en el crecimiento y desarrollo profesional de las mujeres.

 
Reunión de gabinete nacional de Mauricio Macri
Reunión de gabinete nacional de Mauricio Macri

Además, puede decirse que la brecha de género presenta una tendencia levemente decreciente entre 2009 y 2019 en todos los agrupamientos (cargos de alta dirección pública, autoridades superiores y cargos extraescalafonarios), lo cual da cuenta de un aumento en la incorporación de mujeres en los cargos de gobierno.

Un dato importante es que la evolución temporal de las brechas es más desfavorable para los cargos de ministros y ministras.

El informe indica que en los cargos extraescalafonarios la brecha disminuye en una proporción mayor que en aquellos que no lo son: hay una tendencia creciente a incorporar mujeres en los equipos de asesores de gabinete mientras que se la brecha es mucho más amplia en los cargos más altos

En el debate en el CCK, se analizaron distintas hipótesis sobre la radiografía del empleo público en relación al género y se discutieron ideas y propuestas para elevarle al Presidente de la Nación. Participaron desde la ministra Gómez Alcorta a Vilma Ibarra; Bernarda Llorente, presidenta de Télam; Ornella Infante, Directora Nacional de Políticas contra la Discriminación; la secretaria de Comercio Interior, Paula Español; las asesoras presidenciales Dora Barrancos y Cecilia Nicolini; la Directora Nacional de Economía y Género, Mercedes D’Alessandro; la secretaria de Políticas de Igualdad y Diversidad, Cecilia Merchán; la subsecretaria de Programación Federal y Articulación Legislativa del Ministerio de seguridad, Silvia La Ruffa; la directora Ejecutiva del Observatorio del Sector Audiovisual e Infocomunicaciones, Lucrecia Cardoso y Silvia Horne, directora de Asuntos Parlamentarios del Ministerio de Relaciones Exteriores. Algunas, como Marina Cardelli, la presidenta de Cascos Blancos, fueron por primera vez y otras tienen el privilegio de ser la primera mujer en su cargo como Florencia Carignano, directora nacional de Migraciones dependiente del Ministerio del Interior, donde Eduardo ‘Wado’ de Pedro repartió secretarías y subsecretarías con criterio de paridad de género.

Entre las explicaciones que encontraron a la brecha y el techo de cristal el estudio señaló que “se verifica un reclutamiento sesgado”, además de “las autolimitaciones de las mujeres derivadas de las diferencias sociales entre el balance que realizan varones y mujeres sobre el tiempo dedicado al mundo público y al privado”. Finalmente pesan “las formas masculinizadas del ejercicio del rol derivado de los cargos. Como las posiciones se ocuparon tradicionalmente por varones, el ejercicio del rol que se desprende de esas posiciones está muy asociadas a atributos socialmente percibidos como masculinos que no resultan atractivos para las mujeres”.

 
Ana Castellani, secretaria de Políticas de Empleo y Gestión Pública (@AnaCastellani1)
Ana Castellani, secretaria de Políticas de Empleo y Gestión Pública (@AnaCastellani1)

Las autodenominadas “mujeres gobernando” no se callan. La de esta semana fue la tercera reunión gestada por Castellani y Cecilia Gómez Mirada, subsecretaria de Relacione Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, también presente. El grupo se formó casi espontáneamente y le debe mucho al aporte de la tecnología. Las funcionarias armaron un grupo de WhatsApp para cuestionar o proponer medidas del o al Gobierno. En la primera reunión reclamaron por reuniones con más presencia de mujeres y fotos que las incluyan. Hasta reprocharon que el Presidente se junte con amigos, todos varones, y que para discutir sobre política Alberto Fernández, como antes Mauricio Macri, Néstor Kirchner y Carlos Menem, organicen partidos de fútbol y asados en Olivos. El grupo es horizontal, ya incluye a 220 mujeres jerárquicas (se calcula que deben ser unas 550 en la actualidad) y lo comparten con las mismas posibilidades y derecho para enviar mensajes o propuestas desde la ministra de Justicia hasta directoras nacionales. Están habilitadas para ‘hablar’ desde una ministra a la funcionaria de menor rango en ese chat.

La principal pregunta de la semana sobre la que discutieron bajo la cúpula del CCK fue por qué si hay tantas mujeres en el Estado (la mitad) y muchas llegan hasta cargos de coordinación, luego la participación femenina decrece.

Entre las razones se dijo que quienes “reclutan” condicionan, tal como concluye el informe. “Un hombre recluta más hombres y a la inversa una mujer recluta más mujeres”, le dijo Castellani a Infobae. También la forma de trabajo influye con reuniones en horarios difíciles de congeniar con la vida familiar. Por eso ni Castellani ni su jefe Santiago Cafiero convocan a reuniones después de las 18. Incluso Cafiero organiza encuentros de funcionarios, gabinete por áreas por ejemplo, temprano a la mañana en Casa Rosada. Muchas de las nuevas funcionarias rondan los 40 años y gran parte de ellas tienen hijos menores de 6.

Aunque hay quienes reconocen que les cuesta que les abran caminos, es cierto que hay áreas donde subió la participación femenina: la conducción de la agencia de noticias Télam está integrada sólo por mujeres y también se destacan en el resto de los medios públicos nacionales. “El cambio es imparable”, agregó Castellani que reconoce que será más fácil para la próxima generación pero que, aunque hay preocupación por el tema también entre los varones del gabinete, la mayor responsabilidad para romper el techo de cristal es de las propias mujeres. “Hay que cambiar la forma de ejercer el poder, si no no vamos a abrirle el camino a nadie”, indicó.(Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

439 Views
Diario de Deseado

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

8456939
ahora
Visitantes Online
2498
8456939

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Top
No Internet Connection
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…