Política

La arenga electoral del jefe de Gabinete y el candidato a vicepresidente sucedió en las oficinas del PRO en la calle Balcarce y el eslogan de la campaña presidencial será "sí se puede"

 

A pesar de que incluso las encuestas propias que desmenuzan en la Jefatura de Gabinete pronostican una derrota en primera vuelta, el equipo de campaña del oficialismo buscó este mediodía inyectar una dosis de optimismo a los dirigentes nacionales de Juntos por el Cambio y confirmó que sacarán "a la calle" a Mauricio Macri liderando caravanas por los pueblos del interior que se moverán bajo el lema "sí se puede".

De esta manera, el Gobierno buscará mostrar presencia en el territorio, una de las principales críticas internas al equipo de campaña comandado por Marcos Peña, que basó su estrategia previa a las PASO en redes sociales y en mensajes vía WhatsApp.

Esa estrategia dio como resultado quince puntos a favor del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, y el liderazgo electoral del jefe de ministros sometido a múltiples cuestionamientos adentro y afuera de la coalición oficialista.

 
 

El encuentro se realizó al mediodía en el búnker del PRO de la calle Balcarce, a cuatro cuadras de Casa Rosada. Peña, Gustavo Valdés, Gerardo Morales y Miguel Ángel Pichetto, en ese orden, oficiaron de oradores frente a decenas de dirigentes, candidatos, ministros, legisladores y jefes de campaña provinciales de Juntos por el Cambio, atravesados, en su mayoría, por una buena cuota de pesimismo.

No estuvo Jaime Durán Barba, que a pesar de los reproches internos sí volvió a ser relevante en el armado de la estrategia. Macri y Peña siguen confiando en el gurú ecuatoriano pese al "palazo" que recibieron en las PASO de agosto. 

Tampoco pasó por el cónclave de Balcarce el jefe de campaña de la provincia de Buenos Aires, que todavía debe definir en estos días cómo serán las próximas semanas hasta el domingo 27 de octubre. María Eugenia Vidal y Federico Salvai dieron vía libre a los intendentes para cortar boleta y asegurar así los distritos propios.

 

Según pudo reconstruir Infobae, Peña y los responsables de la campaña de Macri confirmaron este mediodía que promoverán caravanas provinciales y que propiciarán una gran marcha para los días previos a la elección. Intentarán rodear de gente al jefe de Estado, una copia, por caso, de las últimas apariciones que tuvo en Santa Fe.

Ya no habrá lugar para los llamados actos en "360 grados". La idea es mostrar a un Macri cercano.

Incluso se habló de la posibilidad de armar un masivo acto de cierre en Córdoba que incluya una recorrida presidencial por las calles de la capital provincial. Así había sido buena parte de la campaña del 2015. En Jujuy, por ejemplo, Macri recorrió barrios populares a bordo del "macrimóvil": un micro descapotable en el que el entonces jefe de Gobierno era aclamado por militantes y vecinos.

Sin embargo, para muchos de los que escucharon el plan orquestado por el equipo de campaña, ya es demasiado tarde.

El domingo, en su habitual columna, Durán Barba escribió que los militantes que se muestran en las marchas oficialistas "quieren participar de los procesos políticos por sí mismos, sin que los lleve en un camión un puntero esclarecido". Esa opinión, adentro y afuera de Balcarce 50, recibió duras y variadas críticas por "odio clasista".

 
Tuit de Mauricio Macri anunciando su campaña electoral en octubre
Tuit de Mauricio Macri anunciando su campaña electoral en octubre

El gobernador Valdés (Corrientes), por su parte, pidió hacer una autocrítica. Aseguró que las elecciones no se ganaban "solo" con redes sociales, y resaltó que había que volver a bajar al territorio. Utilizar recursos. Y arengar a la militancia de base. Política territorial, que el PRO se olvidó de desplegar durante estos años.

Peña trazó los lineamientos principales. Subrayó que el lema "sí se puede" será central, y mostró la gráfica que saldrá en estos días con frases como "el futuro nos une", "querer vivir en paz nos une" y "respetar al otro nos une". Nada de economía.

Pichetto fue, por caso, el más vehemente de los oradores. "No son tiempos para deprimidos e imbéciles que obstruyen en esta pelea", tiró según comentaron a este medio dirigentes que participaron del encuentro de campaña.

El candidato a vicepresidente añadió  que había que concentrarse en "la clase media" y no "en los pobres", ya que nunca votarán por Macri. Y pidió dejar de cometer errores no forzados, como "mandar a la AFIP a los comerciantes" en medio del proceso electoral.(Fuente: infobae)

Miguel Angel Pichetto, candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio

El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio criticó las protestas en la 9 de Julio y apuntó contra los "gerentes de la pobreza" que hasta "llevaron a madres con pibes en cochecito"

 

El senador Miguel Angel Pichetto, candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, criticó con dureza la falta de pronunciamiento de la Iglesia frente a los cortes de calles y las movilizaciones de los sectores populares.

"Me inquieta el silencio de la Iglesia, que no haga una reflexión de la violencia en las calles y shoppings", remarcó Pichetto, quien recordó que el Episcopado "tiene un rol importante al lado de los pobres".

En ese sentido, dijo que "la Iglesia tiene que llamar a la paz y la reflexión social" y cuestionó la cercanía del dirigente Juan Grabois con el Papa. "Siempre ha tenido su tutela", señaló.

Para Pichetto, "los cortes en la 9 de julio tienen un doble mensaje" ya que "son para Macri y para el gobierno que viene". Y recordó la advertencia que los piqueteros le hicieron a Alberto Fernández, cuando les pidió que abandonaran esa modalidad de protesta: "La calle es nuestra le dijeron".

 
 
Los piqueteros acamparon en la 9 de Julio para pedir más planes y la emergencia alimentaria (Adrián Escandar)
Los piqueteros acamparon en la 9 de Julio para pedir más planes y la emergencia alimentaria (Adrián Escandar)

"Se creen que son dueños de la acción, que pueden ocupar las calles y que la pobreza les da legitimación para hacer cualquier cosa", remarcó. Y se mostró convencido de que una de las principales causas del empoderamiento de los piqueteros "fue el resultado de las primarias".

Al analizar lo sucedido durante la semana, señaló a los "gerentes de la pobreza" como los responsables de arrastrar a los pobres a marchar a la 9 de Julio. "Llevaron a las madres con los pibes en cochecitos. Toda esa gente está subordinada por el plan. Hay que terminar con esos líderes que quieren volver a controlar los pagos", afirmó, y destacó la importancia de la bancarización de los planes.

Con respecto al otorgamiento de esa ayuda social, dijo que hay que que reestructurarla. "Los planes no pueden ser para siempre. Es un gasto que Argentina no se puede sostener", resaltó al ser entrevistado en Radio Mitre. Y puso como ejemplo, lo que sucede en España donde a los beneficiarios de planes los obligan a buscar trabajo porque sino se los quitan. "En cambio, en Argentina son para siempre", reconoció.

 
Las madres, con sus hijos y su bebés en los cochecitos, durante el acampe (Gustavo Gavotti)
Las madres, con sus hijos y su bebés en los cochecitos, durante el acampe (Gustavo Gavotti)

Si bien admitió que estamos frente a una crisis social, dijo que es "una exageración" hablar de emergencia alimentaria. "Hay algunos que recién ahora descubren qué hay hambruna como si fuéramos un país de Africa", dijo en otra entrevista al programa "digamos todo", en la CNN Radio porque para el senador "es una exageración decir que la gente no come en la Argentina".

Para Pichetto, "si el Frente de Todos gana las elecciones la crisis se va a seguir acentuando y se va consolidar aún más la pobreza". Pero dijo que eso no será posible porque "esa Argentina la gente ya no la quiere".

 El Gobierno se endeuda y aumenta la presión impositiva a los sectores medios para sostener la estructura de planes sociales

El candidato a vicepresidente remarcó que nuestro país es el que más dinero destina a los temas sociales en toda América Latina y señaló que es una situación que hay que rever en el futuro. "El Gobierno se endeuda y aumenta la presión impositiva a los sectores medios para sostener la estructura de planes sociales", enfatizó, al mismo tiempo que dijo que "es inviable que la gente que trabaja tenga que sostener con sus impuestos a los que no trabajan".

Más allá del reciente revés electoral, Pichetto minimizó los resultados y puso toda su expectativa en las elecciones de octubre: "La derrota del 11 de agosto fue sui generis porque mucha gente votó llamándole la atención al Gobierno".

 
Pichetto, candidato a vice de Mauricio Macri
Pichetto, candidato a vice de Mauricio Macri

Recordó que en agosto hubo un 5% de personas que no votaron, por lo que aún se pueden revertir los resultados. "Con estas cosas que pasan la gente se da cuenta que vuelve lo anterior, que vuelven los mismos personajes, que vuelven ideas viejas".

Con esto último se refirió al acuerdo entre precios y salarios, que pretende lograr Alberto Fernández. "Es algo que va a hacer volar todo por el aire. Es difícil sostener un acuerdo de precios y salarios en Argentina", enfatizó.

Durante la entrevista con CNN Radio dijo que le pareció "lamentable que el presidente de la UIA se suba a un palco con Alberto" porque "un posible acuerdo de precios atrasa".

Por último, negó que la ciudadanía haya tenido la culpa de la disparada del dólar y la inflación tras las primarias. "Las variables económicas antes del 11 estaban ordenadas a la baja. La preocupación de los mercados tiene que ver con presuntamente lo que viene más que con lo que seguiría. No tiene la culpa la gente que votó, pero la memoria histórica de los inversores y mercados ha sido negativa para Argentina", concluyó.(Fuente: infobae)

La economía enfrenta una doble agenda: la urgencia, evitar un incendio antes del recambio en el poder, y un conjunto de reformas de mediano y largo plazo, también impostergables para volver a crecer. Una agenda que perturba a los dos principales candidatos.

 

La gestión de Macri recorrió una parábola repetida en nuestra historia económica. Llegó con la promesa de remover las causas estructurales del atraso y terminó enredado en los mandamientos de otro catecismo.

La macrisis

Levantó el cepo al dólar e impuso un férreo cepo monetario: tasas siderales y un candado a la máquina de hacer billetes, para evitar una devaluación exagerada y contener la inflación.

Podó sin piedad los subsidios a la energía, pero el ahorro apenas compensó la expansión del gasto público social, previsional y en mayores transferencias a las provincias.

Levantó el default con los holdouts, reabrió los mercados de deuda y habilitó hasta el enamoramiento la impresión de bonos para financiar el déficit.

Le cerraron la canilla del crédito voluntario antes de lo previsto y el mercado hizo un feroz ajuste del tipo de cambio que nos hundió en un nuevo ciclo de profunda estanflación.

La confianza inicial en el gobierno se agotó rápido y no alcanzó para atraer las inversiones que solventarían –esta vez sí–una revolución productiva.

No quedó más remedio que tocar la puerta del Fondo Monetario para comprar algo de confianza y los dólares necesarios para ir renovando deuda y eludir el colapso.

El ajuste fiscal se volvió inevitable. Un recorte enérgico del gasto achicó el déficit primario. Pero creció el financiero, por la acumulación de intereses y amortizaciones de la deuda. La desconfianza no se licuó y obligó a secar la plaza de pesos con tasas cada vez más altas y un enorme déficit cuasifiscal por el festival de Lebacs y Leliqs.

Las encuestas, con toda su relatividad, confirmaron que ese menú alimentaba el descontento y la reprobación al gobierno.

Populismo de buenos modales

El salto devaluatorio de marzo y la cercanía de las elecciones encendieron la alarma. Macri abrió entonces la antigua caja de herramientas del populismo.

Al principio la usó con moderación. Acudió a un puñado de anabólicos para incentivar el consumo. A medida que se acercaban las PASO, las dosis aumentaron en proporción a las necesidades electorales.

La inflación y el desplome productivo empezaban a ceder, pero la suerte electoral ya estaba echada.

El resultado del 11 de agosto desplazó el centro de gravedad del poder a la oposición y desató una crisis de confianza que convulsionó las variables financieras, con efectos demoledores sobre la economía real.

Asomó el miedo al futuro, a que una eventual gestión kirchnerista repita políticas que estrellaron el contexto más favorable de la historia reciente para terminar en un nuevo fracaso. Y temor por el presente, sobre la capacidad de un gobierno menguado en su poder político para mantener el control de la situación.

Tsunami financiero

Macri y su equipo corrieron detrás de los hechos durante las primeras semanas y dispararon al bulto una formidable artillería heterodoxa para anclar el dólar e intentar cierto control de daños sobre la economía productiva, la crisis social y sus remotas chances electorales.

Recién lograron dar en el blanco con el control de cambios y la reestructuración de la deuda de corto plazo. Ayudó el alto el fuego, siempre frágil, que construyeron con Alberto Fernández.

El termómetro financiero dejó marcas inquietantes en un mes: dólar 25% más caro, pérdida de reservas por US$ 15.000 millones, retiro de depósitos en divisas por US$ 5.000 millones, una tasa de referencia 20 puntos más alta (85%), caída de la Bolsa del 57% en dólares, derrumbe de más del 50% en los bonos, salto del riesgo país de 872 puntos a más de 2.500, para estacionarse cómodo por encima de los 2.000, un nivel de default (datos de Broda & Asociados).

El ritmo de la inflación se duplicó, potenciando la recesión y la pobreza, que el Observatorio de la Deuda Social de la UCA ya sitúa por encima del 35%.

Los mercados, aún recelosos, le cuentan a diario las costillas al Banco Central para averiguar si el fantasma del default puede corporizarse o no antes que termine el mandato presidencial.

La meta es llegar

Nadie puede asegurar todavía que se haya ganado la batalla de la gobernabilidad, que sigue erosionando el capital político de Macri.

Sólo quedó en pie un puñado de logros, algunos inconclusos,emparentados con su proyecto liberal-desarrollista: restablecimiento pleno de las libertades públicas;superávit externo montado en parte sobre un desmoronamiento de las importaciones, inducido por la recesión;activación incipiente de Vaca Muerta;reversión del déficit energético;obras de infraestructura,con algunas prioridades que se discuten; la desregulación aerocomercial, y poco más.

Lejos del legado histórico que debe haber soñado, el reto de Macri tal vez se limite ahora a erigirse en el primer presidente no peronista que complete su período en tiempo y forma desde la restauración democrática. Injusta o no, la política suele ser implacable con los derrotados.

Un discurso, varios discursos

La agenda económica también apremia al candidato más votado.

El mundo empresario le demanda a Fernández certezas sobre el rumbo de su posible gestión. Pero sólo envía señales vagas y contradictorias, lógicas en un discurso con objetivos múltiples:

• Retener el voto castigo a los malos resultados económicos de Cambiemos.

• Contener al kirchnerismo duro, que no acepta su disciplinamiento e incluso trata de condicionarlo desde la calle o asustando “burgueses” en los shoppings. 

• Perforar la desconfianza de los decisores económicos. A ellos les dice que será él quien gobierne y no Cristina, y que no recaerá en las “locuras” del pasado.

Esta semana tocó una partitura que los empresarios querían oír. Enunció seis “reglas” que –afirmó– guiarán su gestión si llega a la Presidencia: equilibrio fiscal, superávit comercial, acumulación de reservas, dólar competitivo, desendeudamiento y reducción de la inflación.

Promesas inconsistentes

Son criterios racionales. El problema es la “inconsistencia” entre aquellas reglas y las promesas de campaña, como subrayó el economista Esteban Domecq.

Dólar alto es incompatible con salario real alto, si no se logran avances sustanciales en la productividad. Aumentos de sueldos públicos y jubilaciones contradicen la regla del equilibrio fiscal. Otro tanto sucede con el subsidio de tarifas y los medicamentos gratuitos a los jubilados.

Fernández también deberá atender los problemas financieros de provincias y municipios, presionados por la caída de ingresos, la indexación de sueldos y el enorme peso de sus deudas en dólares tras el desplome del peso.

¿Alcanzaría con otro manotazo al campo vía suba de retenciones y una mayor presión sobre Bienes Personales, como proyectaría su equipo? ¿Hay margen para cargar otra mochila tributaria a la actividad privada?

Queda además por delante una dura renegociación con el FMI y los bonistas. El padrinazgo político de Trump desbloqueó las decisiones del Fondo cada vez que Argentina lo necesitó. Hoy no parece probable que se juegue por Fernández como lo hizo por Macri.

¿Sin crédito, un eventual gobierno kirchnerista caería en la tentación de rehabilitar la impresión de moneda para solventar el déficit? La espiralización inflacionaria sería un riesgo cierto.

Un congelamiento de precios, salarios y despidos por seis meses, como alienta el candidato peronista, serviría para tranquilizar expectativas en las primeras semanas. Pero no sería una herramienta eficaz para reducir la inflación. A menos que fuera acompañada de mayor disciplina fiscal, restricciones monetarias y una estrategia para desindexar los contratos.

La experiencia israelí y la portuguesa, tan difundida en estos días, abordaron al mismo tiempo toda esa complejidad y reformas para mejorar la competitividad estructural de sus economías.

Un acuerdo sin ajuste ni reformas sería un pacto social a la Gelbard, que a los dos años terminó en un estallido de la inflación reprimida. Un capítulo de la historia negra de la Argentina conocido como la crisis del Rodrigazo.

La única certeza que la economía le reserva al próximo presidente, sea Fernández o Macri, es que no disfrutará de una luna de miel prolongada en la inauguración del mandato.(Fuente: cadena3.com.ar)

La fiscal federal Paloma Ochoa pidió hoy investigar los acuerdos suscriptos entre el Gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional (FMI), para determinar si desde el Poder Ejecutivo se propició una disparada del dólar y devaluación luego de las elecciones primarias del pasado 11 de agosto.

Según informó la agencia de noticias NA, tras el requerimiento que hizo la fiscal con varias medidas de prueba, ahora es el juez federalRodolfo Canicoba Corral quien se apresta a definir el destino de la investigación.

Entre las medidas que solicitó la Fiscalía, se encuentra el otorgamiento por parte del Ministerio de Hacienda de una copia de los acuerdos hechos desde 2018, además que se informe sobre reuniones entre el personal del FMI y el Gobierno.

Ochoa también pidió que la Jefatura de Gabinete entregue los registros de ingresos y salidas de la Casa Rosada y del Banco Central correspondientes al lunes 12 de agosto, el día siguiente de las elecciones primarias y cuando comenzó el alza del dólar.

Otra de las medidas de prueba que evalúa el juez tras el pedido fiscal es saber, de acuerdo a datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el detalle de cada una de las operaciones efectuadas en el mercado mayorista de cambios ese 12 de agosto.

La denuncia que originó la causa la realizó Fernando Miguez, de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, al considerar que al día siguiente de las PASO hubo "una suba indefinida del dólar", frente a la cual el BCRA se comportó de modo "anormal, extraño e inusual" por no intervenir en el mercado de cambios.

 

"El BCRA estaba corrido de la mesa de operaciones con total claridad y el tipo de cambio tuvo una suba abrupta", aseguró el denunciante.

Aquel 12 de agosto en que el dólar se devaluó por encima del 23% en un solo día, muchos criticaron a Mauricio Macri por su actitud, dado que brindó una conferencia culpando a la buena elección de Alberto Fernández por los saltos cambiarios.(Fuente: perfil.com)

La diputada Elisa Carrió viajó a Corrientes para presentar su libro "Vida". FOTO: TWITTER @ELISACARRIO

La referente de Cambiemos adelantó el contenido de uno de los capítulos: "El libro tiene la historia de cómo se hizo el golpe" al gobierno de Fernando De La Rúa.

 

Ahora quieren el doble juego: ponernos los muertos", lanzó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, en medio de la presentación de su libro "Vida" en la provincia de Corrientes, cuando se refirió a uno de los capítulos en el que relata "cómo se hizo el golpe del 2001" en referencia al gobierno de Fernando De La Rúa. También pidió a la gestión de Mauricio Macri que "bajen los impuestos" para no perjudicar a la clase media. "El libro tiene la historia de cómo se hizo el golpe del 2001", expresó la legisladora en medio una sala llena de personas que asistieron al lanzamiento de su libro en el Hospital Escuela de la ciudad de Corrientes. Allí relató su rol como opositora y agregó: "Cuando asumió (Eduardo) Duhalde no hubo más muertos: los pusieron a los muertos. Y no estoy defendiendo a De La Rúa porque yo era opositora. Pusieron a los muertos. Y ahora quieren el doble juego, ponernos los muertos. Y nosotros no le vamos a dar ni muertos, ni desaparecidos, le vamos a dar paz, no violencia y República". En medio de los aplausos, Carrió también hizo referencia a la derrota de Cambiemos en las elecciones primarias, al asegurar que "a veces Dios nos advierte para que bajemos los niveles de soberbia", por lo que reclamó que el Gobierno "baje los impuestos de una vez por todas, para que no sean las clases medias las que tengan que pagar los platos rotos de los especuladores financieros y de los piqueteros ricos ". El Gobierno, contra el acampe: "Hicimos la inversión social más alta de la historia" "Si hoy estamos mal es porque nos robaron durante años", resaltó la diputada y pidió "seguir y pelear porque al final la República va a ganar". "En octubre gana la República, gana la lucha. Los argentinos tenemos que ser fuertes, en la próxima elección se juega la libertad y les pido a los fiscales que no se muevan de sus lugares, que estén ahí", exhortó. Además, detalló que "la elección de agosto hizo que nos diéramos cuenta de que hay que luchar para no perder todo lo que construimos en estos años". (Fuente www.perfil.com). 

Hernán Lacunza, ministro de Hacienda. (Adrián Escandar)

El ministro de Hacienda podría acompañar además a Macri a Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas

 

Antes que concluya este martes, Hernan Lacunza llamará al celular de Alejandro Werner para ajustar su agenda de trabajo con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI). Werner es director del Hemisferio Occidental del FMI, tiene excelente relación con Lacunza y recibirá al ministro de Hacienda entre el 26 y 28 de septiembre en sus oficinas de Washington.

Aún resta resolver en la Casa Rosada si Mauricio Macri,  que viajará a la Asamblea General de Naciones Unidas, incluirá a Lacunza en su reducida comitiva oficial que ya integran el canciller Jorge Faurie, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el vocero presidencial Ivan Pavlovsky.

Si esa fuera la decisión de Macri y vuelan juntos, el ministro de Hacienda contactará a inversores y banqueros en New York City -sede la ONU- y luego viajará a DC para completar una agenda de trabajo que además incluye al Banco Mundial (BM), al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y un probable cónclave con David Lipton, el director gerente del FMI hasta que asuma Kristalina Georgieva, sucesora de Christine Lagarde.

Cuando Werner levante el teléfono en Washington, Lacunza insistirá con el rápido desembolso de los 5.400 millones de dólares que el FMI debería girar en los próximos días, si respetara la letra fría del Standby Agreement que firmó con Argentina.

 

Pero eso no sucederá: en el Fondo consideran que ese Standby ya está inerte y que Macri y Lacunza deberán esperar hasta la asunción de la nueva directora del Fondo, Kristalina Georgieva, y los resultados de las elecciones de octubre para tener novedades de los millones de dólares que se deberían depositar durante septiembre en las arcas del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

 
Mauricio Macri y Hernán Lacunza , tras su jura como ministro de Hacienda
Mauricio Macri y Hernán Lacunza , tras su jura como ministro de Hacienda

El presidente y su ministro de Hacienda sospechan de la decisión que asumió el FMI y todavía no comunicó oficialmente. Por eso Macri y Lacunza diseñaron medidas económicas y financieras que implican evitar la fuga de dólares y defender las reservas del Banco Central, dos decisiones políticas que permitirían mantener la estabilidad de los mercados aunque no se desembolsen los 5.400 millones de dólares. 

Entonces, frente a las posibles argumentaciones de Werner alegando que aún no hubo revisión formal del FMI en Buenos Aires, que no se redactó el Staff Report, que Georgieva no sucedió formalmente a Lagarde, que el Board no se reunió, y que cuando se reúna aguardará los resultados electorales de octubre, el ministro de Hacienda igual tendría margen de maniobra para controlar a los mercados con las reservas del BCRA. 

Está previsto que Werner reciba a Lacunza junto a Roberto Cardarelli, jefe de la misión técnica en la Argentina, y que los tres analicen la situación económica del país. Werner y Cardarelli no estaban seguros de firmar un Standby Agreement con Argentina por 57.000 millones de dólares, pero su poder de resistencia fue mínimo ante la presión ejercida por Donald Trump desde la Casa Blanca.

Lacunza participará del homenaje a los 60 años de la creación del BID y no se descarta un encuentro informal con Kristalina Georgieva, sucesora de Lagarde en el FMI. Georgieva conoce la profundidad de la crisis económica -visitó al país como titular del BM- y actuará con extrema cautela..

La sucesora de Lagarde tiene décadas de experiencia en organismos multilaterales, y conoce el poder real del Salón Oval. Hasta que Trump no de señales positivas respecto a Macri y su gobierno, Georgieva no moverá un dedo a favor de la Argentina.(Fuente: infobae.com)

 

 

Julio De Vido. El ex ministro de Planificación Federal se encuentra detenido

 

El ex ministro kirchnerista decidió desistir del beneficio. Afirmó que el juez Claudio Bonadío ordenó un estudio médico de manera compulsiva, sin respeto a la "dignidad humana" y sin que estuvieran sus peritos

Imprevistamente, cuando estaba por conseguir que el Cuerpo Médico Forense evaluara su estado de salud, Julio De Vido resolvió desistir de su pedido de prisión domiciliaria. Fue en medio de quejas y cuestionamientos al juez Claudio Bonadio, por la forma en la que el magistrado decidió cumplir con la orden que se le habían dado sus superiores para analizar su cuadro médico. Su defensa, además, criticó a la Cámara Federal porque no dispuso ella misma el encarcelamiento domiciliario como se hizo con otros imputados en la causa de los cuadernos.

Para el ex ministro de Planificación, el viernes pasado "Bonadio 'intentó' cumplir con lo ordenado por el superior, al margen de la ley, sin respetar las normas procesales vigentes, vulnerando los derechos más básicos de todo proceso penal y fundamentalmente sometiendo a Julio De Vido, próximo a cumplir 70 años de edad, a un trato absolutamente inhumano, cruel y degradante para la realización de un acto irremediablemente nulo".

La defensa aseguró que el traslado de De Vido se quiso hacer sin notificar a sus abogados y sin que hubiera un perito de parte. Consideró también que hubo un accionar de "absoluto destrato y desidia""La nueva y sistemática violación de derechos que padece lo llevó a desistir de la solicitud de arresto domiciliario efectuado por su defensa", informaron a Infobae los abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro.

La decisión de De Vido sorprendió en los tribunales. Sobre todo porque la defensa tenía la oportunidad de un informe más completo, que era lo que -a criterio de los abogados- se necesitaba para demostrar el deterioro del ex funcionario en la prisión.

 

Si conseguía el arresto domiciliario en la causa de los cuadernos, todavía le quedaba saber si era autorizado a irse a su casa –preso- en la causa Río Turbio. Precisamente, el juez Luis Rodríguez envió ayer el caso a juicio oral, así que una decisión sobre la salida del ex funcionario de la cárcel estará en manos del tribunal oral que tendrá en sus manos el futuro debate oral.

 
Santiago Cúneo junto a Julio de Vido en los Tribunales de Comodoro Py
Santiago Cúneo junto a Julio de Vido en los Tribunales de Comodoro Py

Las razones. Insulinodependiente, con hipertensión arterial y enfermedad vascular coronaria, De Vido también habló de úlceras y un nódulo en el pulmón que justifican su salida de la cárcel para cumplir allí su preventiva. Según la defensa, su estado de salud se agravó desde que está detenido en Marcos Paz, en octubre del 2017.  Tal como lo reveló Infobae a fines de julio, solicitó irse a cumplir la prisión a su casa, en su chacra de Zárate y propuso ser controlado con una tobillera electrónica.

El ex ministro no solo habló de su cuadro de salud sino también de los 70 años que está "transitando". El calendario, sin embargo, marca que tiene 69 años cumplidos. En diciembre cumplirá la edad que la ley lo habilita para pedir irse detenido a su casa.

La semana pasada, la Cámara Federal había descartado la posibilidad de otorgar ese beneficio por razones de edad porque no cumplía con lo previsto por la ley, mientras reseñó que los informes de los médicos penitenciarios rechazaban una necesidad de atención extramuros. Sin embargo, los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi habían instado al juez del caso de los cuadernos a que el Cuerpo Médico Forense examinara las condiciones físicas de De Vido.

La defensa estaba convencida de que un análisis por parte del Cuerpo Médico Forense (y no del Servicio Penitenciario, como el que obraba en la causa) demostraría el agravamiento de su cuadro de salud y la necesidad de que fuera a cumplir su detención en su chacra de Zárate.

La renuncia. En la carta de renuncia al beneficio, la defensa de De Vido argumentó "Bonadio ordenó  el traslado (del ex funcionario) al Cuerpo Médico Forense, de manera abrupta, sorpresiva, sin notificar a su defensa e impidiendo de ese modo que pueda estar presente su perito".

También protestaron porque la Sala I de la Cámara "en forma contraria a sus antecedentes más recientes en los que, invocando cuestiones humanitarias, le concedieron la libertad a varios imputados en la causa de la fotocopia de los cuadernos, para el caso de Julio De Vido, solo le ordenó al Dr. Claudio Bonadio que realice la pericia médica que debió haber hecho desde el principio y, obviamente, no realizó".

"La brutal vulneración de todo tipo de derecho y la dignidad más básica del ser humano en este caso solo tiene una justificación que se explica por sí solo en el contexto judicial y los interlocutores que la han posibilitado. Así, en medio de elevaciones a juicio anunciadas en la tapa de periódicos masivos, absolutamente prematuras y sin elementos probatorio alguno, más que la sola 'aprobación' arbitraria de los falaces testimonios con los que originaron esos procesos, una Cámara Federal incoherente, que no tuvo en cuenta los dictámenes médicos ya incorporados y que daban cuenta del estado de salud de De Vido posibilitaron que el Juez de instrucción continuase con sus arbitrarias, irregulares y, en muchos casos, ilícitas intervenciones, forzando a nuestro defendido a desistir de una petición que, de puro derecho y sentido común, le corresponden hace tiempo", se agregó.(Fuente: Infobae.com)

 

 

María Eugenia Vidal en marcha a su favor en Morón

El presidente destacó la movilización que se hizo en Morón para respaldar a la gobernadora bonaerense.

 

"Muchas gracias a todos los bonaerenses que la acompañaron hoy y a los que la apoyan todos los días", expresó el mandatario a través de sus redes sociales.

El presidente Mauricio Macri destacó la movilización que se hizo en Morón para respaldar a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, con motivo de su cumpleaños, y afirmó que la mandataria "se merece eso y mucho más".

"Muchas gracias a todos los bonaerenses que la acompañaron hoy y a los que la apoyan todos los días. Ella se merece eso y mucho más. Feliz cumpleaños, María Eugenia Vidal", publicó Macri a través de su cuenta de Twitter.

Militantes de Juntos por el Cambio y vecinos participaron de una marcha en apoyo a Vidal en la plaza principal de Morón, el partido donde la mandataria reside.

"La verdad que el mejor regalo de cumpleaños que podía recibir es todo este amor de la gente, y de quienes se expresaron por redes sociales", manifestó la mandataria, quien después de almorzar con su familia se acercó hasta la plaza a saludar a los asistentes.(Fuente: diario26.com)

Page 1 of 21

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

6169235
ahora
Visitantes Online
3745
6169235

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…